Angustia en el universo xeneize: Oscar Cacho Laudonio sufre una neumonía agravada por coronavirus

LA NACION
·3  min de lectura
Oscar "Cacho" Laudonio, más conocido como el Loco Banderita y emblema de Boca, está internado en grave estado por haberse empeorado su cuadro general tras haber contraído Covid-19
Fuente: LA NACION - Crédito: Aníbal Greco

Hay angustia en el universo xeneize, es que se sacudió el mundo Boca con la noticia de que Oscar Cacho Laudonio, más conocido como "el Loco Banderita", está internado en grave estado por haberse empeorado su cuadro general tras haber contraído Covid-19. Según algunos medios partidarios del club de la Ribera, Laudonio sufre una neumonía bilateral severa. Ante este escenario, los fanáticos en las redes sociales, le manifestaron apoyo a este hombre que lleva más de 40 años vinculado a Boca.

A los 84 años, Cacho Laudonio, hermano de Abel Laudonio, el campeón argentino welter que falleció en 2014, le contó hace unos años a LA NACION: "Entré en Boca en 1985 como control de entradas, y en el 91 pasé a ser seguridad en la utilería". Uno tiempo después comenzó el ritual en la Bombonera: anunciarle a la gente el ingreso del equipo en la cancha.

Único en el mundo, el loco de la banderita

El "Loco Banderita" también está ligado al mundo del pugilismo: sus inicios fueron junto a Abel en el Club Parque Chas, de Villa Urquiza, en 1946. "Trabajo todos los días en el club (por Boca). Además corro y hago pesas. Tengo un gimnasio en Agronomía y soy presidente de la honorable comisión directiva de boxeo del club Comunicaciones", contaba Laudonio.

Primero fue a la Bombonera con una bandera. Luego comenzó a sumarle trajes de colores a su show en la salida del vestuario de los jugadores y después hasta le sumó luces en los trajes y la galera que usó siempre: "Tengo el trabajo que todos quisieran tener: darle la bienvenida a tu equipo de fútbol. ¡Si hasta Amadeo Carrizo me pidió una vez que nunca deje hacer de flamear la bandera de Boca! ¡Y me lo dijo él, que es un símbolo River!. Me conocen en todo el mundo, soy un caso único", contó Cacho Laudonio que ocupó más de una década el cargo oficial de ayudante de utilería.

Pero no todos sus años en el club transcurrieron felices. En el recordado partido ante Chivas, por la Copa Libertadores del 2005, el del escupitajo del DT Jorge "Chino Benítez", Laudonio le pegó una patada al Bofo Bautista y lo pagó. Por una resolución judicial, Cacho no pudo ir a ninguna cancha de fútbol por tres meses.

Hace unos años estuvo complicado su vínculo con el club, porque había quedado involucrado en un episodio de la desaparición de un celular de un jugador juvenil del club. Incluso, le habían impedido hacer su espectáculo de estar vestido con los colores azul y oro. Jugadores como Carlos Tevez y hasta Guillermo Barros Schelotto, que era por entonces entrenador de Boca, se manifestaron a favor de Laudonio: "Se equivocaron, esto no me lo merecía. Me pidieron disculpas por lo que pasó, ya está. Soy muy querido acá, jamás en la vida toqué un par de medias o una camiseta, nada de nada. Todos son honestos pero nadie más que yo", contó allá por 2018.

Siempre vivió en Parque Chas. Se califica como "murguero de alma". Tiene tres hijos y dos nietos. Y está con Mary, su esposa, desde hace más de 50 años: "Es mi estrella del universo, la que me aguanta todo", contaba el Loco Banderita, el símbolo de la pasión xeneize. Un ícono entre los hinchas, un pincelada de color dentro de la mítica Bombonera.