La angustia no es sólo por la salud

El Universal

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 17 (EL UNIVERSAL).- Aún no se sabe con exactitud el tiempo en el que el mundo deportivo permanecerá en pausa a consecuencia del COVID-19, lo que preocupa a múltiples jugadores de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), quienes no percibirán salario hasta que la temporada no inicie.

A lo largo de la historia de la LMB, los peloteros han firmado contratos que se cobran a partir de los encuentros oficiales, excluyendo las semanas que pasan entrenando durante la pretemporada.

El aplazamiento de la jornada inaugural del 7 de abril al 11 de mayo golpeará la economía de los deportistas, en especial de los más jóvenes que no tuvieron grandes salarios en los años anteriores.

"Todos estamos en incertidumbre. Más del 50% de los jugadores de la LMB tenemos salarios promedio. Mucha gente puede decir que percibimos más que los trabajadores promedio y es verdad. Pero lo que no saben es que hay meses en que no recibimos sueldo y el dinero que ganamos lo tenemos que repartir a nuestros familias", confió un jugador dentro de la LMB que prefirió el anonimato.

Por medio de un comunicado publicado el sábado 14 de marzo, la Liga Mexicana dio a conocer que el inicio de su campaña se retrasaba como una medida para proteger del coronavirus al público y a todos los involucrados en el espectáculo deportivo.

"No hay intención de los propietarios de la liga por ayudarnos. No hay interés. A los jugadores nos tiene preocupados, pero también consternados. No hay cláusulas en los contratos que nos amparen. No hemos platicado para realizar un sindicato, pero lo que hemos vivido y, no sólo por esto, sí abre los ojos para cambiar la situación. La realidad es que no estamos protegidos, llevamos todas las de perder", señaló otro jugador que no quiso que su nombre se revelara por temor a represalias.

Aunque nuestro país cuenta con ligas profesional en verano e invierno, no todos los peloteros tuvieron la posibilidad de jugar a finales del año pasado, por lo que muchos cobrarán un salario más de siete meses después del más reciente, por lo que buscarán un préstamo o adelanto para hacer frente a la situación.



Qué leer a continuación