Los Angeles Dodgers, campeón de la MLB: la espera de 32 años, el coronavirus y la bendición de Magic Johnson

LA NACION
·3  min de lectura

Resultó una celebración extraña, entre barbijos y poca explosión. Fueron 32 años contenidos, pasaron más de 5014 juegos de temporada regular y más de 114 playoffs. Pasaron por todas las emociones, sufrieron en plena definición, pero llegó la felicidad, esa que no experimentaban desde 1988. Los Angeles Dodgers se quedaron con la Serie Mundial de béisbol después de superar por 3-1 a Rays Tampa Bay y resolver la final por 4-2 y poder celebrar un campeonato.

Todo fue especial y diferente en esta definición, aunque las estadísticas mantuvieron sus tendencias, ya que los Dodgers mantuvieron la racha: el equipo que llegaba al quinto partido de la Serie Mundial con ventaja de 3-2 había ganado en 44 de 67 veces anteriores. Y, por suerte para la organización californiana, eso se mantuvo.

Las imágenes mostraron un escenario diferente, porque fue la primera sede fija y neutra en la historia de la Serie Mundial: se disputó en la "burbuja" del nuevo estadio de los Rangers de Texas, el Globe Life Field y apenas pudo recibir a poco más de 11.000 espectadores -una cuarta parte de su capacidad-, todo condicionado por la pandemia.

Juventus-Barcelona, con Lionel Messi y sin Cristiano: horario, TV y formaciones del partido de la Champions League

Fue extraño para los Dodgers, porque Justin Turner, una de sus figuras, tuvo que abandonar la definición de la Serie Mundial por dar positivo en una prueba de coronavirus, pero posteriormente regresó a la cancha para festejar el título junto a sus compañeros. Los Dodgers retiraron al tercera base del campo al ser informados del resultado positivo del examen, por lo que no pudieron contar con él en la recta final del triunfo ante los Rays de Tampa Bay. Fue la primera prueba positiva de Covid-19 en las Grandes Ligas desde que los playoffs fueron confirmados en sedes "burbuja" como la de Arlington (Texas). Durante la temporada regular, que comenzó con cuatro meses de retraso por la pandemia, hubo numerosos contagios de jugadores.

Tiene un sabor especial para Los Angeles, porque primero le dieron a la ciudad una alegría los Lakers que se quedaron con un anillo de la NBA después de 10 años y ahora los Dodgers llevan otro campeonato a California. Pero entre hay un hilo conductor para la felicidad de Los Angeles: el legendario Magic Johnson. Es que el mítico Lakers, uno de los creadores del ShowTime, es uno de los dueños de los Dodgers, ya que es parte de Guggenheim Baseball Magnagement, el grupo de inversionistas que adquirieron a la franquicia en 2012.

Es una marca en el mundo de la MLB. Los Dodgers lograron su séptima Serie Mundial, disfrutaron de Mookie Betts, uno de los mejores jardineros a quien convirtieron en uno de los jugadores mejor pagados de las Grandes Ligas al extenderle su contrato por 12 años por 365 millones de dólares, pero también son parte grande la historia del béisbol por ser el primer equipo de darle lugar al debut a Jackie Robinson, el primer afroestadounidense en jugar en la MLB (eso sucedió en 1947 cuando la organización era denominada Brooklyn Dodgers).

Los Angeles se había quedado a un paso del cetro dos veces en los últimos tres años: cayeron en 2017 ante Houston Astros y en 2018 ante Boston Red Sox. Finalmente se quitaron el peso de encima. No importó que no hubiera festejos tradicionales con champagne y lanzamiento de bolas. Los Dodgers volvieron a la cima.