Ancelotti mide a su mejor pupilo

Zidane / Omnisport

Cuando Carlo Ancelotti llegó al Bernabéu en 2013, nadie podía imaginar lo que su figura iba a suponer para el club en un muy corto período de tiempo.

El transalpino se ganó a la plantilla y a la afición con su carácter afable y su amable discurso. Nunca un gesto raro ni una palabra altisonante; todo un caballero. Tras tres años bajo la batuta de un belicoso José Mourinho, Ancelotti se presentó como un golpe de aire fresco en el club.

Como además el italiano fue capaz de ganar el primer doblete del club en más de 50 años, su status de mito no pudo hacerse esperar. El hombre de la Décima recordaba en todo a Vicente Del Bosque, uno de esos grandes héroes desterrado a principio de siglo de manera completamente injusta, y que el club tardó una década en encontrar un entrenador de perfil bajo como él pero efectivo en lo que a resultados se refiere.

Bien pues el mejor pupilo de Ancelotti, al menos el más exitoso, se enfrenta ahora cara a cara a su antiguo maestro. Zidane fue uno de los grandes héroes de Lisboa, pues como segundo de Ancelotti se robó todos los focos al agitar a la afición y a sus jugadores desde la banda. Tres años después y ya con una Champions League propia bajo el brazo, Zizou llega a Múnich a enfrentar a un Ancelotti que fue su entrenador en la Juventus y su jefe en el Real Madrid.

De todos los duelos posibles en el campo, quizás el más morboso sea el de al banda. Ancelotti quiere demostrar que el Real Madrid cometió un error al echarlo tras su segunda temporada al frente del transatlántico blanco, pero Zidane estará muy atento para confirmar su puesto entre los mejores estrategas del mundo. Un buen resultado en el Allianz Arena no sólo encaminaría al Real Madrid de manera clarísima hacia las semifinales de la Champions League, si no que serviría para ir acallando las dudas sobre la falta de capacidad de Zizou al más alto nivel.

Ancelotti, sin duda, no se lo pondrá fácil a su mejor pupilo.

También te pueden interesar:

Cristiano Ronaldo y la depresión

¿Qué hacemos con Danilo?

La inoperancia de CR7