Primeras imágenes de Ana Boyer y Fernando Verdasco tras conocer sus planes de boda

Miles y miles de kilómetros se han hecho este año Ana Boyer y Fernando Verdasco. La hija de Isabel Preysler se ha convertido en el talismán del tenista en los partidos que juega en diferentes rincones del mundo y juntos, han formado un gran 'equipo', convirtiéndose en los mejores compañeros de viaje. Nueva York, Los Cabos, Milán, Barcelona, Venecia... son algunas de las ciudades que figuran en su lista de destinos que han visitado no solo por compromisos profesionales, sino también para disfrutar de unas relajantes y románticas vacaciones solo para dos. 

Hace unos días, antes de que anunciaran su compromiso en ¡HOLA!, fueron fotografiados en Madrid, donde hicieron una parada antes de continuar con su particular 'vuelta al mundo'. Felices por el gran paso que van a dar, la hija de Isabel Preysler y el jugador de tenis aprovecharon para encontrarse con algunos amigos y disfrutar de una perfecta noche de verano, además de cenar en uno de los restaurantes más exclusivos de la capital.

VER GALERÍA

Después, salieron del local presumiendo de sonrisa. En esta ocasión, Ana y Fernando, que han decidido poner el broche de oro a sus cuatro años de amor, se decantaron por looks muy cómodos y de sport, combinando pantalones oscuros con zapatillas y con una camisa vaquera -en el caso de ella- y una camiseta básica de color verde con un jersey gris que llevaba colocado en los hombros -en el caso del tenista madrileño-.

- En ¡HOLA!, Ana Boyer y Fernando Verdasco nos anuncian su boda

- Ana Boyer y Fernando Verdasco lucen cuerpos de anuncio en México

Sin duda, les esperan unos meses muy intensos en los que tendrán que empezar a organizar todos los preparativos de esta boda tan especial. La pareja ha anunciado su boda en ¡HOLA! y además nos cuentan cómo fue el especial momento en que el tenista se declaró y cómo les gustaría que fuera su gran día. “Todavía no sabemos cómo va a ser la boda; estamos mirando varias opciones, pero aún no lo tenemos claro. Lo que sí pensamos es que nos gustaría que fuera íntima”, confiesa Ana.