Análisis táctico: los goles de cabeza (made in Gallardo) de River ante Boca y en la Bombonera

·6  min de lectura
Gol de cabeza de Agustín Palavecino (River) a Boca, tras un centro de Angileri desde la izquierda; fue en el anterior empate 1-1, en la Bombonera
Gol de cabeza de Agustín Palavecino (River) a Boca, tras un centro de Angileri desde la izquierda; fue en el anterior empate 1-1, en la Bombonera

Al fútbol se juega mejor con un N° 9. Obvio que se aceptan opiniones diferentes, pero la afirmación tiene que ver con el reparto de roles de un equipo. Están los futbolistas especialistas en defender, los que generan juego y los que tienen la responsabilidad de hacer goles. Surgió la denominación del ‘falso 9’ cuando se pretendió ocupar esa posición con un delantero de otras características, más bajito y encarador, veloz. Es otro tipo de 9, pero si entiende cuál es su función, puede ser tan buen 9 como un típico 9. Pero la denominación del 9 no sólo responde a la figura del ‘Tanque’ o ese futbolista experto cabeceador de más de 1m90. Tiene que ver con su olfato, picardía, con su oportunismo, su optimismo para pensar que todas las pelotas le van a llegar y su sacrificio colectivo para ser el primer defensor del equipo.

Marcelo Gallardo se mostró orgulloso con su equipo, criticó al árbitro y elogió al juvenil Leo Díaz

River tiene a Rafael Santos Borré como titular, pero también cuenta con Federico Girotti (ambos ausentes en la cancha de Boca por Covid-19), Agustín Fontana, Julián Álvarez y Lucas Beltrán. Antes tuvo a Alario, Mora, Cavenaghi, Pratto, Scocco, Alonso. No todos tenían las mismas características. Julián Álvarez entra en el grupo selecto de esos delanteros que pueden jugar en cualquiera de los ‘4 puestos ofensivos’ en un hipotético esquema 4-2-3-1: como 9, como extremo por la derecha o por la izquierda y detrás del 9, en la posición en la que asistió varias veces a Borré. Puede asistir y convertir, pero se mueve según su rol. Tiene la inteligencia táctica y las características para tomar las mejores decisiones en función del rol que tenga en cada partido.

El gol de cabeza de Julián Álvarez

Marcelo Gallardo lo dijo en una de sus últimas conferencias cuando le preguntaron de por qué no recurría más seguido a juntar a Girotti con Borré: “Porque solemos jugar con un solo 9; eventualmente pueden convivir, pero el estilo de juego de River es con un solo 9”. La diferencia es que River sabe jugar para sus N° 9; Boca no. Por algo Borré es el máximo artillero del ciclo Gallardo y antes lo fue Lucas Alario. Más allá del estilo –diferente- de sus entrenadores, en la concepción del Millonario está finalizar las jugadas para sus centrodelanteros. No son los únicos que convierten, pero son los que más convierten. En el Xeneize, no.

Russo: “Boca puede jugar mejor, pero siempre estamos ¿eh?, siempre estamos en las instancias decisivas, peleando arriba”

No hay un plan de juego claro en Boca y lo que se observó en el superclásico fue la excepción: como nunca antes, le tiraron centros Tevez. Y así fue el gol, tras un envío preciso de Cristian Medina. Y así pudo haber convertido un par más el capitán. Eso sí: una de las grandes falencias ofensivas que tiene Boca es que Sebastián Villa (sobre todo) y Cristian Pavón tienen una muy baja eficacia en la resolución de las acciones, más pendientes de sus lucimientos personales que en las terminaciones colectivas del equipo. A Boca le cuesta definir a un centrodelantero titular, pero tampoco juega para que eso pase. Ni desde el cuerpo técnico ni desde los jugadores.

Centro de Nacho Fernández y gol de Rafael Santos Borré a Boca, en el empate de River 2-2 en la Bombonera, también durante 2021
Centro de Nacho Fernández y gol de Rafael Santos Borré a Boca, en el empate de River 2-2 en la Bombonera, también durante 2021


Centro de Nacho Fernández y gol de Rafael Santos Borré a Boca, en el empate de River 2-2 en la Bombonera, también durante 2021

Por eso no es casualidad de que River le haya hecho a Boca cuatro goles de cabeza en los últimos tres clásicos. El equipo de Gallardo fuerza esas situaciones desde el trabajo táctico y las búsquedas ofensivas, genera más de diez situaciones claras por encuentro y en seis de ellas buscan que las defina el 9. Entonces, incluso en goles que le hizo al Boca de Russo, River no desequilibra tanto por saltar más alto sino por ganar por desgaste, por cansancio. Y por una regla de tres simple: cuantos más centros le tiren al 9, más chances va a tener para convertir.

En los cuatro goles que le hizo de cabeza el River de Gallardo al de Russo (Borré, Girotti, Palavecino y Julián Álvarez) había superioridad numérica xeneize. Hay gestos técnicos destacados en River, pero también una búsqueda para que el eventual Soldano de River (Borré) no dependa de un solo centro o un solo pase de gol para resolver. La estadística confirma el diagnóstico: Boca está en el puesto 19° (de 26) de los equipos que menos centros tiran promedio por partido en este torneo (16,8); River es el líder con un promedio de 26,9, sobre todo a partir de las incidencias de Gonzalo Montiel y Fabricio Angileri. No siempre River jugó así, pero ahora le saca provecho (y mucho) a los centros. Pavón y Villa buscaron ante River a Tevez, pero fue una curiosidad.

Centro de Montiel y gol de cabeza de Federico Girotti a Boca, en el empate 2-2 de River en la Bombonera, en uno de los tres clásicos que se jugaron durante 2021
Centro de Montiel y gol de cabeza de Federico Girotti a Boca, en el empate 2-2 de River en la Bombonera, en uno de los tres clásicos que se jugaron durante 2021


Centro de Montiel y gol de cabeza de Federico Girotti a Boca, en el empate 2-2 de River en la Bombonera, en uno de los tres clásicos que se jugaron durante 2021

La excepción fue este domingo. Boca, como nunca antes, buscó a Tevez dentro del área. Pero no suele pasar eso durante los partidos. Sea Tevez el 9 o sea Soldano, Zárate, Luis Vázquez o Wanchope Ábila. El 9 de Boca cuenta con una chance clara por partido para convertir (si la tiene); al de River lo abastecen con cuatro, cinco. Muy pocas veces buscaron a Soldano con un centro como el que le tiró Medina a Tevez ante River. El déficit en el juego está, por más que Almendra, Varela y Medina hagan esfuerzos desmedidos por hacer jugar mejor a Boca.

Centro de Cristian Medina y gol de cabeza de Tevez a River; si al 9 lo buscan con centros, convierte
Daniel Jayo


Centro de Cristian Medina y gol de cabeza de Tevez a River; si al 9 lo buscan con centros, convierte (Daniel Jayo/)

La incorporación de un centrodelantero es tema de agenda en Boca desde las elecciones de diciembre de 2019. Tanto Daniel Angelici como Juan Román Riquelme, desde aquel momento, hablaban en Boca sobre la necesidad de incorporar un 9 de jerarquía. Pasaron tres libros de pases y el tema sigue siendo el mismo: buscan para junio a un centrodelantero de jerarquía, mientras en el actual equipo rotan esa posición entre Franco Soldano, Mauro Zárate, Luis Vázquez y Carlos Tevez. Wanchope Ábila, el ‘más 9 de todos’, por no ser del gusto de Russo ni del Consejo, emigró a los Estados Unidos.

Quizás, una de las tantas diferencias entre uno y otro (entre Gallardo y Russo), esté en el estilo de juego, en la forma de atacar y abastecer a sus delanteros y no tanto en detenerse a evaluar quién se pone la camiseta del centrodelantero. Quizás no se trata de buscar tanto a un 9, sino de saber jugar para un 9.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.