América, mesurado ante Morelia

El Universal

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 2 (EL UNIVERSAL).- Hay una frase digna de la grandeza y el ego águila: "En el América, no se festejan partidos, se festejan títulos".

Y aunque en el vestuario del estadio Universitario todo era felicidad, "era como si hubiéramos ganado una final", según dijo el volante de contención Guido Rodríguez, al mismo tiempo saben que ese juego ya perdió su vigencia, "ya pasó. Nuestro objetivo es ser campeones y este fue un gran paso, pero solamente eso".

Miguel Herrera, técnico del América, se unió a la euforia, mas no dejó que esto se fuera más allá de una alegría momentánea, y así lo aclaró Rodríguez: "No podemos explicar la felicidad que sentimos en ese momento, fue casi una comparación como cuando llegaron los campeonatos". Mucho de esto es por el rival al que vencieron, los Tigres: "Un equipo que viene haciendo bien las cosas desde hace tiempo, pero reitero, estamos felices por lo conseguido, pero ya es tiempo de pensar en el en el partido que viene", en contra del Morelia, por las semifinales del Clausura 2020.

Un Morelia que se ha ganado el respeto: "Será un rival muy duro, derrotaron a un gran equipo como León, así que va a ser muy complicado ganarles". Los Monarcas les generan bastante respeto.

Aunque todos los ponen como favoritos para avanzar, no se lo toman tan en serio: "Eso es cosa de la prensa, nosotros a trabajar, a jugar para ganar la serie".

"Estamos contentos —reiteró— por la forma en que se dio este triunfo. Hubo muchas circunstancias en contra, pero lo mejor es que se pasó y de una forma grata, y el juego fue casi perfecto".

Así que en América están felices por lo logrado, pero "para la final aún falta", porque en las Águilas la felicidad es efímera, sólo es duradera cuando la copa de campeón está en su sala de trofeos.

Qué leer a continuación