El América cae en casa, pero avanza

·1  min de lectura

Ramón Treviño

CIUDAD DE MÉXICO, abril 15 (EL UNIVERSAL).- América pasa en la línea.

Las Águilas cayeron 0-1 ante el Olimpia, pero avanzaron a los cuartos de final de la Liga de Campeones de Concacaf gracias a los goles de visitante que anotó en Honduras, donde ganó 1-2.

Sólo por eso. Global 2-2.

A pesar del pase, la derrota es un golpe al orgullo americanista que caminó gracias a reglamento. Nada más.

La noche más amarga del Solarismo hasta ahora, porque aunque no fue un juego pésimo, sí le faltó la claridad de otras ocasiones, el golpe en el momento adecuado, dejando a la inspiración individual la definición del encuentro, y cuando no se sale fino, vienen los problemas.

El gol de Jerry Bengston (50’) puso nervioso al equipo de Santiago Solari, que aunque generó oportunidades no tuvo la claridad para finiquitar el juego, mientras que los hondureños jugaron a lo de siempre: al pelotazo y a superar en lo físico, lo que fue suficiente para ganarles en varias ocasiones las espaldas a la defensa de las Águilas y poner en serios problemas a Guillermo Ochoa.

Lo lamentable fue la lesión de Antonio López, volante de las Águilas que fue llevado directamente al hospital por una dura entrada de la zaga hondureña. Se teme una fractura de peroné.

América pidió la hora al final, un gol del Olimpia hubiera significado la catástrofe, pero el tiempo jugó a su favor y la tragedia al final se evitó.

La noche más amarga del Solarismo se presentó de cara al juego más importante del torneo, contra Cruz Azul. ¿Presagio?