Alivio: el Abierto de Australia comenzará el lunes, tal lo programado, según el director

LA NACION
·4  min de lectura

"Estoy completamente seguro de que jugaremos el Australian Open a partir del lunes, como estaba previsto". Las palabras de Craig Tiley, el activo director del primer Grand Slam de la temporada, provocó aliviotras varias horas de incertidumbre luego de que un caso positivo de coronavirus vinculado a un empleado de uno de los hoteles oficiales (el Grand Hyatt) donde se alojan los jugadores impulsara la cancelación de los torneos de este jueves en el Melbourne Park (de la ATP Cup, los ATP y los WTA) y al nuevo testeo de cientos de tenistas y acompañantes.

Rugby: luego del escándalo por tweets discriminatorios, Santiago Socino fue presentado en un equipo inglés

Más de 500 jugadores y miembros de la organización fueron obligados a aislarse en la noche del miércoles australiano y fueron hisopados. A medida que las pruebas fueron negativas, se los fue "liberando". Tiley estaba extremadamente seguro de que el Abierto de Australia evitaría ser cancelado y que los jugadores forzados a aislarse, considerados "contactos casuales", serían libres de seguir jugando. "Esperamos que todos den negativo y sigan jugando mañana como lo planeamos originalmente", expresó.

La organización de la gira australiana de tenis, junto con los miembros de la ATP y WTA, rearmaron la programación para este viernes, aunque será una jornada que puede sufrir complicaciones por las malas condiciones climáticas. El circuito femenino ya anunció que sus partidos por el Yarra Valley Classic, el Gippsland Trophy y el Grampians Trophy tendrán un súper tie-break a 10 puntos en caso de llegar a un tercer set. En el Yarra Valley Classic, precisamente, jugará Nadia Podoroska,por los cuartos de final, ante la checa Marketa Vondrousova.

La serie entre la Argentina y Japón, en el cierre del Grupo D de la ATP Cup, se jugaría este sábado. El equipo nacional perdió en su debut con Rusia y ya no tiene posibilidades de avanzar a las semifinales.

La noticia de la prueba positiva de Covid-19 de un trabajador del Grand Hyatt generó mucha preocupación y los funcionarios del Australian Open retrasaron el sorteo del torneo hasta el viernes por la tarde en Melbourne. Ahora deberán tratar de encontrar la manera de completar seis torneos diferentes masculinos y femeninos antes del domingo, con la perspectiva de que algunas canchas alberguen hasta ocho partidos por jornada.

Es poco probable que haya cambios en el número de espectadores para el Grand Slam aussie después de que se confirmara que Melbourne Park mantendría cerca del 50 por ciento de su capacidad normal durante los 14 días de competencia. "Todos los planes que tenemos para el Abierto de Australia y para los eventos iniciales en los próximos tres días, además de comenzar el lunes, son como están", aseveró Tiley, según el diario australiano The Age. Y añadió: "Estamos a todo vapor en la planificación de lo que hemos estado planeando todo el tiempo para el evento".

Se les aconsejará a los espectadores que lleven tapabocas al Melbourne Park y los usen mientras estén dentro de los estadios. No está claro qué pasará si se cierra el techo del Rod Laver Arena. "Creo que el clima será perfecto durante las próximas dos semanas. Pero si el techo se cierra, nos ocuparemos de eso", apuntó Tiley a los medios australianos.

El tenis, de fiesta: Federer confirmó dónde volverá a jugar y adelantó que quiere "celebrar grandes victorias de nuevo"

Los tenistas, que ya realizaron la cuarentena de catorce días, no se enfrentarán necesariamente a pruebas adicionales durante el Abierto de Australia. "El régimen actual es que cuando salen de la cuarentena después de hacerse la prueba todos los días, la prueba solo se repetirá si muestran algún tipo de síntoma", aclaró Tiley, llevando alivio a todos los involucrados en la gira australiana después de muchos meses de planificación.

El Estado de Victoria, cuya capital es Melbourne, no había experimentado ningún contagio de coronavirus local desde hacía 28 días. El nuevo caso en uno de los tres hoteles de la organización condujo a las autoridades locales a reforzar inmediatamente las reglas relativas a llevar tapabocas y a limitar reuniones privadas. El ministro de Salud, Martin Foley, subrayó que "más vale un exceso de prudencia. Queremos hacer todo para seguir y gestionar a cualquiera que haya estado en contacto con esta persona".