Alexis intentó, pero no pudo ante Argentina

Ocho son los equipos que participarán en el certamen, los cuales irán con sus más destacadas estrellas en busca de alcanzar la gloria.

Alexis Sánchez salió al campo de juego del Monumental siendo consciente de dos realidades: la primera, que éste iba a ser su debut en tierras argentinas; la segunda, que iba a tener que ser el abanderado de un Chile que llegaba golpeado.

La ausencia de Vidal ponía el foco en el delantero de Arsenal, que encima no llegaba al cien por ciento de sus capacidades físicas. Y en un planteo que lo exigió al máximo en ese sentido, al menos hasta el ingreso de Nicolás Castillo.

Si se permite la comparación, Alexis fue el Messi de La Roja en el primer tiempo. Jugó retrasado, tratando de encontrarse con la pelota más en el mediocampo que en los metros finales, buscando generar el desequilibrio desde muy atrás.

Pizzi lo notó y decidió estacionarlo en la izquierda en el complemento. Allí, fue el más desequilibrante de los 22 jugadores de la cancha: con mayor libertad, logró conducir a su equipo hacía -casi- el empate con diferentes embates individuales. Solo el travesaño le impidió volver como héroe una vez más.