Alejandro Sanz y su espíritu olímpico: "Yo no creo en la derrota total"

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Madrid, 23 jul (EFE).- La vida siempre tiene recursos para sorprender incluso a alguien en la cúspide perpetua como Alejandro Sanz, quien cumple este viernes un sueño insospechado tras más de 30 años de carrera: cantar al mundo en unos Juegos Olímpicos, donde se ensalza no solo el valor del triunfo, sino también el de la derrota.

"La derrota forma parte de la vida en general, pero no creo en la derrota total. Para mí eso es un abandono. Hay unas batallas que se pierden y otras que se ganan. Lo importante es que la balanza final con el paso del tiempo sea positiva. Yo he perdido batallas, pero me considero en la lucha, que es lo más importante", reflexiona al respecto en una charla con Efe.

Para este artista con 25 millones de copias vendidas desde el lanzamiento en 1991 de su primer disco como Alejandro Sanz, "Viviendo deprisa", también hay lecciones que recibir cuando no se alcanza lo esperado.

"Se aprende algo muy importante, que es la paciencia, esperar tu momento. Y hay que ser consecuente contigo mismo, creer en lo que haces y hacer lo que crees, sin afán de cambiar el mundo ni de que el mundo te cambie a ti", concluye.

Lo dice mientras celebra aún su elección por parte del equipo de Hans Zimmer para representar al continente europeo en una reinterpretación del tema de John Lennon "Imagine", como parte de los actos de apertura de Tokio 2021.

"Es increíble que aún haya sueños por cumplir; cantar en nombre de un continente es algo muy bello, sobre todo en una competición como esta, con valores que son más necesarios que nunca, como son el espíritu de superación y no dejar de soñar", analiza.

Para Sanz (Madrid, 1968), hay cierta semejanza en la vida de un artista y el reto olímpico que nos atrapa cada cuatro años, "con atletas que han estado dejándose la vida para en esos pocos días demostrar todo lo conseguido".

"Son cosas diferentes, pero entiendo la necesidad de superarse todo el tiempo, de intentar mejorar la marca y hacerlo cada vez mejor. Yo cada vez que hago un disco o una gira, intento prepararme lo mejor posible, aunque en nuestro caso no existe la competencia entre los artistas; solo cierta competencia, pero no tan directa, por lo que llegas hasta donde quieres llegar", observa.

Cuenta que él es un amante del deporte, que lo practica "casi todos los días", ya sea entrenando en el gimnasio o practicando tenis, que sigue activamente el fútbol (como es bien sabido) y que a menudo se sorprende en los JJ.OO. viendo "modalidades que hasta ese momento no podías pensar que te entretendrían, como el curling".

EL NUEVO DISCO, "MUY AVANZADO".

¿Ha habido algún momento en el que él haya sentido la misma presión de jugárselo todo a una carta? "Todo el tiempo. Cada vez que escribo una canción o tomo una decisión, me planteo si estoy haciendo lo correcto", confiesa.

En esa incertidumbre se encuentra actualmente, a punto de darle el punto final al álbum que tomará el relevo a "#ElDisco" (2019) con el proceso de mezclas, a falta solo de quedarse "convencido" de que las voces que ha grabado durante 8 meses son las buenas... o concluir que aún podría hacerlo "mejor".

"Unos días me fascina y otros no. Son las eternas dudas. Pero va muy avanzado y, cuando supere esas dudas, a ver si para este año podemos tener algo. Va a haber sorpresas en ese disco que van a gustar", pronostica.

Lo que sí está en su agenda es iniciar en octubre su gira por EE.UU. y "a principios de año" espera poder "hacer cosas". En cuanto a la gira española, congelada a causa del coronavirus, se muestra no obstante positivo por el ritmo de vacunación en el país y agradecido al público que decidió conservar su entrada, "un gesto de cariño y confianza" que aprecia "enormemente", dice.

"El día que podamos entrar todos en un concierto será en el que se haya acabado definitivamente esta pesadilla", señala con optimismo, recordando noches de gloria en otros templos deportivos como sus conciertos en el desaparecido estadio Vicente Calderón de Madrid.

Quién sabe, concluye la entrevista, quizás él también pueda pisar un día el césped de otros Juegos Olímpicos que tengan lugar en Madrid: "Ojalá algún día. Madrid se lo merece, España también. Todos. Ya nos toca". EFE

Javier Herrero

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.