El alcalde de Sao Paulo espera la oferta de Ecclestone por el circuito de Interlagos

Por Daniel Flynn y Eduardo Simões
El alcalde de Sao Paulo planea vender el circuito de Fórmula Uno de Interlagos para garantizar el futuro del Gran Premio de Brasil, y espera una oferta del ex jefe comercial de la máxima categoría del automovilismo Bernie Ecclestone. En la imagen, el alcalde de Sao Paulo, João Doria, en una entrevista con Reuters en Sao Paulo, 4 de abril de 2017. REUTERS/Nacho Doce

Por Daniel Flynn y Eduardo Simões

SAO PAULO (Reuters) - El alcalde de Sao Paulo planea vender el circuito de Fórmula Uno de Interlagos para garantizar el futuro del Gran Premio de Brasil, y espera una oferta del ex jefe comercial de la máxima categoría del automovilismo Bernie Ecclestone.

Ecclestone, que habló por separado con Reuters en Londres, confirmó las conversaciones, pero dijo que no ha tomado una decisión y sugirió que Liberty Media, el nuevo dueño de la F1, también podría estar interesado.

El alcalde, Joao Doria, dijo que el circuito, propiedad de la ciudad, es parte del paquete de privatizaciones por 7.000 millones de reales (2.270 millones de dólares) que busca Sao Paulo para sanear sus finanzas, en medio de la peor recesión en Brasil en más de un siglo.

Interlagos alberga la única carrera en el calendario de F1 en Sudamérica.

La venta permitiría una mejora de las instalaciones, la autorización para construir un hotel, departamentos de lujo y un museo llamado Ayrton Senna, el legendario piloto brasileño que fue tres veces campeón del mundo de F1 y que murió en la carrera italiana de Imola en 1994.

"La privatización de la pista es la garantía de la continuidad de la F1" en Brasil, dijo a Reuters Doria, un multimillonario empresario de medios.

"Entiendo que la F1 es importante, pero con dinero privado, no con dinero público. Es perfectamente posible que pueda seguir funcionando con dinero privado, como una pista privada", agregó.

Doria y Ecclestone dijeron que habían discutido la venta en una reunión reciente. El octogenario multimillonario británico está casado con una brasileña y posee una finca en el país.