Se alarga el sufrimiento de Pumas en Monterrey

·2  min de lectura

Gerardo Velázquez de León, enviado

GUADALUPE, NL., febrero 7 (EL UNIVERSAL).- Los Rayados debieron aplastar a los Pumas, que no presentaron armas y que jugaron con 10 hombres por más de 45 minutos.

Un marcador de 1-0 maquillado, porque el Monterrey estuvo sobre el área auriazul y los felinos no tuvieron algún solo disparo con dirección a la portería de Hugo González. Sin Juan Ignacio Dinenno en el eje del ataque, los universitarios no encuentran rumbo.

Ake Loba anotó para el cuadro regiomontano (minuto 31), suficiente para quedarse con la victoria y el liderato del Guardianes 2021, con 10 puntos.

A pesar de que Javier Aguirre mandó indicaciones de presionar más a los visitantes y aumentar la cuota goleadora, La Pandilla no tuvo inconveniente para dejar así el marcador.

Si la indisciplina de Alan Mozo no fuera suficiente para terminar con la paciencia de los aficionados de los Pumas, el lateral fue expulsado al 37’, una tarjeta roja directa por una plancha sobre Alfonso González. El árbitro Eduardo Galván Basulto no se percató y sólo lo amonestó, pero recibió llamada desde la cabina, consultó y fue así que terminó con la sanción hacia el canterano. El mexicano apenas retornó tras su indisciplina y sanción interna, pero volvió a decepcionar.

Para la segunda parte, el Monterrey tuvo una, dos, tres, cuatro y una gran cantidad de oportunidades para convertir su victoria en una paliza. Andrés Lillini, entrenador felino, acomodó, priorizó la táctica en el orden y abandonó el ataque. La presentación de Gabriel Torres, incorporación para el certamen, quedó en anécdota, debido a que apenas y tocó el esférico.

Los Pumas sumaron 443 minutos sin meter gol en calidad de visitante, una crisis que se agudizó con la lesión de Dinenno y, por supuesto, la salida de Carlos González a los Tigres.

El cuadro universitario es décimo en la clasificación.