Akuma supo reinventarse

·1  min de lectura

Gabriel Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 3 (EL UNIVERSAL).- Dos años han pasado desde la noche en que Akuma perdió la incógnita en la Arena México. Un golpe del que supo reponerse, para no quedar en el anonimato.

Renovado, su personaje ha encajado más en el público, sobrevivió a la transición de perder y hasta se benefició, ahora oculto tras una capa de maquillaje. "Es la barrera entre el personaje y la persona, se mantiene la incógnita y puedo pasar desapercibido, con él te empiezas a transformar. La primera vez sin máscara me sentía desnudo y el maquillaje me ayudó a superar ese nerviosismo. Me ha servido para que la gente me ubique mejor".