Ajedrez: Anish Giri alcanzó la madures y ganó el Carlsen Invitational

Pablo Ricardi
·3  min de lectura
Anish Giri, jugador de ajedrez neerlandés que se coronó campeón del Carlsen Invitational
Instagram Anish Giri

Varias veces el jugador holandés se había quedado con la miel en la boca. El año pasado perdió la final de este mismo torneo con el propio Carlsen; este año lideró Wijk ann Zee hasta la última ronda, donde fue alcanzado por Jordan Van Forest quien lo venció en el desempate de rápidas. Parecía que Anish Giri, 26 años, de renombrado talento pero de carácter débil, nunca iba a poder superar sus fantasmas. Pero esta vez lo consiguió, y tal vez implique un nuevo comienzo para él.

Campazzo. El "no-look pass" viral en la noche de su cumpleaños ante Orlando

Giri surgió como un niño prodigio. A los 14 años ya era gran maestro. Su origen étnico es un crisol de razas; de padre nepalí y madre rusa, nació en San Petersburgo y pasó su infancia en Japón. Ya adolescente su familia se estableció en Holanda y allí Anish organizó su vida como ajedrecista. Puede que esta diversidad le haya servido para pensar el ajedrez con libertad y sin ataduras. El ajedrez requiere independencia de criterio. En ese momento parecía llamado a ser uno de los principales rivales de Carlsen, cuando por algunos años su nivel de juego se estancó. Desarrolló un estilo ultra seguro y se ganó el mote de “rey de las tablas”. Pero en el ajedrez de hoy no es posible destacar si no se domina todos los aspectos del juego. Por más que un jugador tenga tendencia al juego sólido, si hablamos de un top ten mundial, ese jugador sabrá conducir una posición de ataque tan bien como cualquier consumado maestro del ataque. Y Giri de a poco logró un entendimiento superior.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En este torneo, organizado por una de las empresas del campeón del mundo, Giri sorteó la siempre difícil cita de enfrentarse con Carlsen. La ruda tarea de eliminar al campeón, el trabajo sucio, digamos, lo hizo Nepomniachtchi, a quien llamaremos Nepo a partir de ahora por razones obvias. Nepo es un brillante combinador, jugador irregular, capaz de lo mejor y lo peor (recordemos que está liderando el Torneo de Candidatos junto a Vachier Lagrave); en este caso lo mejor fue batir al campeón del mundo en las semifinales.

Pero Giri, tal vez satisfecho con encontrarse a Nepo en la final, jugó con aplomo y por fin emergió victorioso en un torneo de los mejores. No sin una dosis de suerte en la partida decisiva como veremos en el diagrama que sigue. Giri con blancas había sacrificado una pieza pero su iniciativa se diluía. En la posición del diagrama juegan las negras que aunque tienen atacada la torre disponen de la fuerte jugada de defensa 1…De8! repeliendo el ataque ya que si Dxe8 las negras retoman con la torre atacada de h8. Nepo, inhabitual en él, hizo la sumisa 1…Th7? que pierde inmediatamente luego de 2.Dd7+ Cge7 3.Axe7 y resulta que según de que pieza capturen las negras, cae la torre de c8 o Tf4+ gana la dama. Y así fue nomás. Giri se encuentra ahora ante la ocasión de alcanzar la madurez como jugador, lo que lo podría llevar en el futuro a ser candidato a la corona.

La partida decisiva con la que Giri le ganó a Nepomniachtchi en la definición del Carlsen Invitational
La partida decisiva con la que Giri le ganó a Nepomniachtchi en la definición del Carlsen Invitational


La partida decisiva con la que Giri le ganó a Nepomniachtchi en la definición del Carlsen Invitational