Airbag para ciclistas, el novedoso invento que sustituirá al casco tradicional en las ciudades

Las nuevas formas de movilidad se están implantando poco a poco en las ciudades. Se trata de medios de transporte más sostenibles como motocicletas, patinetes o bicicletas eléctricas que tienen como objetivo descongestionar las vías urbanas para reducir las emisiones de CO2.

 

La bicicleta es uno de los medios más utilizados por los habitantes de grandes ciudades como Barcelona o Madrid para recorrer distancias cortas, pero circular con estos vehículos tan frágiles requiere de sistemas de seguridad efectivos.

El airbag para ciclistas es un novedoso sistema de seguridad que pretende substituir al casco en el futuro. (Crédito: Youtube/Hövding)
El airbag para ciclistas es un novedoso sistema de seguridad que pretende substituir al casco en el futuro. (Crédito: Youtube/Hövding)

 

Por este motivo, varias empresas trabajan desde hace años en la investigación de todo tipo de mecanismos para garantizar la integridad de los ciclistas. Es el caso de la empresa sueca Hövding, que acaba de lanzar la tercera versión de su invento llamado ‘el airbag del ciclista’.

 

Se trata de un collar que se despliega sobre la cabeza y el cuello del usuario en tan solo 0,1 segundos en caso de accidente. Este sistema puede sustituir al casco en las vías urbanas.

El airbag para ciclistas es un sistema de seguridad que se activa en tan solo 0,1 segundos. (Crédito: Youtube/Hövding)
El airbag para ciclistas es un sistema de seguridad que se activa en tan solo 0,1 segundos. (Crédito: Youtube/Hövding)

 

El collar se activa cuando detecta un movimiento brusco o un golpe violento. Entonces se despliega una almohadilla al instante que recubre las zonas más sensibles del conductor.  

 

Además, este sistema de protección va conectado a un teléfono móvil que envía una señal a través de una aplicación con la ubicación en caso de accidente.

 

La Universidad de Standford, en Estados Unidos, ha probado este mecanismo y el resultado indica que protege 8 veces más que el casco tradicional. Además, la Unión Europea le ha dado el visto bueno y su precio de distribución ronda los 300 euros.


También te puede interesar:




Qué leer a continuación