Ahmad Ahmad: el devastador informe contra el mandamás de la Confederación Africana de Fútbol

LA NACION
·3  min de lectura

Un informe de 55 páginas elaborado por la consultora británica PricewaterhouseCoopers (PwC), bajo encargo de la secretaria general de la FIFA, la senegalesa Fatma Samoura, para auditar las finanzas de la Confederación Africana, podría obligar al presidente de la CAF, Ahmad Ahmad, a desistir de sus planes de presentarse a su reelección el próximo 12 de marzo en Rabat (Marruecos), como anunció hace un par de semanas.

Argentina-Paraguay: Lionel Messi viajó de la noche perfecta a la protesta desafiante contra el árbitro

El citado informe, que la FIFA continúa sin hacer público al ser parte de la investigación que está llevando a cabo su Comisión de Etica respecto a las numerosas acusaciones de corrupción vertidas contra el dirigente malgache, evidenció con lujo de detalles que la CAF es una institución carente de un sistema administrativo y financiero como tal, que adolece además de las mínimas normas de transparencia e integridad requeridos para un organismo de su magnitud.

Los técnicos de PwC, que sólo tuvieron acceso a una pequeña parte de la documentación requerida, detectaron igualmente una enorme cantidad de infracciones financieras y administrativas, muchas de ellas relacionadas con altas sumas de dinero en efectivo, que sacaban empleados de la organización sin ningún tipo de respaldo para su control.

Ahmad Ahmad ya fue detenido el año pasado en París. Allí, varios agentes de la Oficina Central de La Lucha contra la Corrupción y Delitos Financieros y Fiscales (OCLCIFF) aprovecharon su presencia en la capital francesa para tomar parte en el Congreso anual de la FIFA. Se lo interrogó sobre su "extraña" colaboración con la empresa gala Tactical Steel, propiedad de Romuald Seillier, un amigo del entonces agregado de Ahmad, Loic Gerand. Al cabo, resultaron quienes suministraron material deportivo a la CAF en 2018 a cambio de 4,4 millones de dólares sin mediar contratos de por medio después de romper unilateralmente y sin previo aviso el vínculo que habían firmado con la marca alemana Puma.

Lo concreto es que al hombre que derrocó al camerunés Issa Hayatou tras 29 años de gobierno sobre el fútbol de Africa no parece preocuparle en demasía que la FIFA no lo haya absuelto aún de los cargos que se le imputan.

Cabe recordar que cuando Ahmad expuso su voluntad de presentarse nuevamente en las elecciones de la CAF, 46 de los 54 presidentes de las federaciones miembros le mostraron su apoyo incondicional a través de una carta en la que le pedían que se presentara a un segundo mandato en las votaciones que tendrán lugar el 12 de marzo del año que viene en Rabat (Marruecos).

Ahmad, que estuvo aislado en un hotel de El Cairo tras dar positivo por Covid-19, está acusado de corrupción y abuso de poder por dos ex altos funcionarios de la la propia CAF; de acosar sexualmente a cuatro de sus empleadas; de cobrar por partida triple las dietas de viaje del último Mundial y de no reembolsar a la CAF los 100.000 dólares que sacó de una de sus cuentas para realizar un viaje de peregrinación a la Meca con 18 amigos y algunos miembros de su Comité Ejecutivo.