Aguardan una función de Día de Muertos diferente en la Arena México

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 30 (EL UNIVERSAL).- Con testigos surgidos de las entrañas de la Arena México, Euforia y El Terrible chocarán este viernes sobre el enlonado, en busca de apoderarse del cinturón del Inframundo., que dejó vacante Sansón, quien se recupera del contagio por Covid-19.

Esta vez, la pandemia impedirá que haya seres vivos en las graderías, pero los invitados sobrarán en cada rincón del vetusto inmueble. Aunque llegarán directo del otro mundo.

De vuelta, para encontrarse con sus recuerdos, estarán en primera fila, aquellas tres mujeres que una mañana corrían en la parte superior de gradas, cuando de pronto, una de ellas se retrasó y al llegar a la sección roja, vio una sombra detrás.

Pensó que le habían dado alcance sus amigas y buscó a la primera, de nombre Yadira, quien se encontraba en la zona verde. La otra, Alma, la rebasó en la sección azul. No era ninguna de ellas. Entonces, imaginó que era algún luchador que iría al gimnasio, pero tampoco había ningún gladiador a esa hora.

Cuando llegaron al vestidor, todavía con asombro les contó a las otras dos lo sucedido. Éstas no se sorprendieron, pues antes ya habían experimentado esa sensación. Lo cierto, es que cuentan que al lugar, suelen volver los que ahí fueron felices.

Alguna vez, una empleada de la arena abandonó las oficinas ya entrada la noche. Al momento de cerrar la puerta, sintió un frío extraño e inusual. El temor se apoderó de su ser y caminó con prisa el oscuro pasillo rumbo a la salida con la esperanza de llegar a salvo, hasta el altar de la virgen. Solo ahí recuperó la paz.

Un mes después, recibieron la noticia de que un compañero de trabajo había sido encontrado muerto, había desaparecido la misma noche en que la mujer fue acechada por esa sombra, como si hubiera ido a despedirse de ella.

Es famosa también, la historia de la niña que aparece en la arena. Se relata que infinidad de personas la han encontrado en las diferentes secciones del lugar. Aunque su espacio favorito es la sección azul de ring numerado. Hay quien asegura que se ha tomado fotografías con la pequeña.

Tal vez sea ella o el enano del Circo Atayde que se ahorcó en la arena. O uno de los chavitos que alguna vez llevaron a un estudiante al sótano de la legendaria Arena México. Sobre el ring habrá mucho calor, abajo reinará el frío, y quizá el deseo del Terrible se cumpla.

No solo el de volver a ser campeón, si no recibir una de las mentadas de madre que alimentan su fervor rudo. La realidad es que vivos habrá poco en la México. Pero es posible que aquellas almas en pena sean invitadas de miedo en la función. Tal vez incluso, puedan aparecer en la transmisión vía streaming que se realizará del evento.