En la agonía, auriazules rescatan un puntito

·2  min de lectura

Óscar Torres

CIUDAD DE MÉXICO, abril 5 (EL UNIVERSAL).- En palabras de los integrantes de Pumas, los últimos cinco partidos del Guardianes 2021 los jugarán como una final; ya dejaron ir la primera.

Los felinos, de manera agónica, rescataron la igualada en Ciudad Universitaria ante el Pachuca (2-2), que ya suma cinco duelos consecutivos sin derrota.

Los Pumas, en cuanto a creación de juego, posesión y llegadas, fueron mejores que los hidalguenses, pero esto es de tantos, y así se confirmó. Cuando los universitarios eran mejores, llegó el golazo de Ismael Sosa, al minuto 35; no celebró y ofreció disculpas por su pasado auriazul, pero el daño estaba hecho.

Al 75’, de un saque de banda, nació el segundo gol del Pachuca. En una serie de rebotes, el esférico le quedó a Erick Sánchez, quien disparó dentro del área para aumentar la ventaja.

Al minuto 90, Sebastián Saucedo acortó distancias con un remate de cabeza. El tiempo parecía insuficiente, pero ocurrió el milagro. Instantes después, Juan Pablo Vigón cayó dentro del área y el silbante, sin revisar en el VAR, marcó la pena máxima que —a la postre— Juan Ignacio Dinenno hizo válida.

Los Pumas siguen sin entrar de lleno a la reclasificación, pero impidieron que uno de sus rivales directos, como son los Tuzos, se alejaran en la pelea. La esperanza auriazul se mantiene y aún les restan cuatro finales.

* LOS DIRECTORES TÉCNICOS

Andrés Lillini nunca dejó de insistir en pos de no perder, y lo logró. Paulo Pezzolano mostró una terrible falta de manejo de partido.

* Agónica anotación que vale oro para los Tigres. La primera anotación de Diego Reyes como futbolista de los Tigres (88') permitió a los felinos romper una racha de cinco partidos sin victoria y meterse a la zona de reclasificación.