Agnelli: La Superliga Europea no es un golpe de Estado sino un "grito de alarma"

·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: Fútbol - Serie A - Torino v Juventus

MILÁN, 4 jun (Reuters) - El plan de crear una Superliga independiente no fue un golpe de Estado, sino una forma de salvar la industria del fútbol, que se ha visto dramáticamente afectada por la pandemia del coronavirus, según dijo uno de los fundadores de la Superliga Europea y presidente de la Juventus, Andrea Agnelli.

"La Superliga no es un golpe de Estado, sino un grito de alarma desesperado para un sistema que, conscientemente o no, se dirige hacia la insolvencia", dijo Agnelli en una rueda de prensa organizada para despedir al director deportivo saliente de la Juve, Fabio Paratici.

"Durante años he intentado cambiar las competiciones europeas desde dentro, porque las señales de crisis eran evidentes incluso antes de la pandemia", añadió Agnelli.

La Juventus, el Barcelona y el Real Madrid son los últimos que quedan en pie de los 12 clubes que se adhirieron al proyecto de escisión en abril, que se vino abajo cuando los seis equipos ingleses más el Inter de Milán, el AC Milán y el Atlético de Madrid se retiraron.

A diferencia de la actual Liga de Campeones, en la que los equipos tienen que clasificarse a través de la liga nacional, los equipos fundadores de la Superliga se garantizaban una plaza en la nueva competición cada año.

La Superliga argumentó que la competición aumentaría los ingresos de los grandes clubes y les permitiría distribuir más dinero al resto del fútbol.

Sin embargo, los órganos de gobierno del deporte, otros equipos y organizaciones de aficionados se opusieron a que aumentara el poder y la riqueza de los clubes de élite y a que la estructura parcialmente cerrada de la liga fuera en contra del modelo de fútbol europeo de toda la vida.

La UEFA abrió el mes pasado un procedimiento disciplinario contra los tres clubes restantes de la Superliga, lo que les llevó a emitir declaraciones conjuntas en las que afirmaban que no cederían a las presiones del organismo rector.

"Con este tipo de comportamiento no es como se reforma el fútbol ante esta crisis. Afortunadamente, sé que no todo el mundo en la UEFA piensa lo mismo. El deseo de diálogo, sin embargo, permanece inalterado", dijo Agnelli.

"La Juventus, el Barcelona y el Real Madrid están decididos a lograr una reforma completa de las competiciones y, sobre todo, en interés de los clubes que nos muestran su temor por esta situación".

(Reporte de Elvira Pollina Edición de Toby Davis, traducido por Tomás Cobos)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.