Aficionados siguen sin respetar y hacen grito homofóbico

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 25 (EL UNIVERSAL).- El portero estadounidense David Ochoa empujó a Johan Vásquez cuando este le impedía despejar el balón. Esto provocó un pequeño conato de bronca, pero la reacción más fuerte vino de la tribuna.

La afición que hizo acto de presencia en el estadio Jalisco no encontró mejor forma de agredir al rival que volver a gritar: "Eeeh puto", en sus despejes desde la portería, lo que enciende de nueva cuenta las alarmas en la Federación Mexicana de Futbol, ya que esto puede ocasionar una sanción deportiva. En el primer juego contra la República Dominicana, el grito se dio, frente a Costa Rica, no se había presentado.