Aficionados de los Pumas golpean a un conductor

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 7 (EL UNIVERSAL).- Al ver una actitud negativa por parte de la directiva de los Pumas, La Rebel organizó por su cuenta un pasillo para recibir a los jugadores, pero los autobuses tomaron una ruta alterna y el club la dejó plantada.

La semana pasada, este grupo de aficionados chocó con la administración del equipo auriazul, por no dejarlo colocar una manta dentro del estadio Olímpico Universitario. Para esta noche, previo al partido contra el Cruz Azul, se juntó en el Circuito Azteca, sobre el Periférico, para esperar el trayecto de los futbolistas.

Nunca llegaron.

Por indicaciones de los elementos de tránsito, para la seguridad de los equipos de la Liga MX, se indicó a los transportes tomar una ruta alterna y evitar el contacto cercano a la porra, preparada con tambores, banderas, fuegos artificiales y cánticos.

Cuando los líderes de La Rebel se enteraron de este cambio, organizaron una caminata de aproximadamente kilómetro y medio, y reunirse en la puerta 3 del Coloso de Santa Úrsula.

Algunos portaron cubrebocas, mientras otros bebieron cerveza y/o fumaron mariguana. Todavía un par se fue sobre un conductor, que lo presionó para acelerar el paso. No pasó a mayores.

Cuando el autobús felino estaba cerca de ingresar al recinto, los fanáticos apresuraron el paso, pero no alcanzaron al transporte auriazul. A pesar de ello, todavía se quedaron unos minutos para cantar y brincar.

La Rebel mandó un mensaje a la directiva de los Pumas y a Federación Mexicana de Futbol, al seguir con estas reuniones, sin hacer caso a las recomendaciones para evitar contagios de Covid-19. La barra quiere el respaldo de su directiva, nada más.

Los auriazules visitan al Cruz Azul, por el segundo lugar de la tabla del Guardianes 2020 y la Liguilla.