Afición de Cruz Azul se olvida del Covid-19 para alentar a su equipo

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, abril 10 (EL UNIVERSAL).- Como si el Covid-19 estuviera desvanecido de la Ciudad de México, aficionados del Cruz Azul se reunieron en el hotel de concentración celeste para despedir al plantel previo al partido ante el Guadalajara.

El ánimo regresó a los fanáticos de La Máquina, sobre todo porque hila 11 victorias en el Guardianes 2021 y puede empatar el récord del Léon.

El equipo de Juan Reynoso es el más exitoso en fase regular de torneos cortos en la historia del club y la ilusión por conquistar el título de la Liga MX volvió a los seguidores, quienes ya olvidaron aquel 4-0 recibido en Ciudad Universitaria.

Una hora antes de la partida del autobús, elementos de La Sangre Azul y La Independiente —barras cementeras— se juntaron en la entrada del hotel, ubicado al sur de la capital del país. A pesar de que en la invitación señalaron que el uso de cubrebocas era obligatorio, varios no lo portaron y otros bebieron cervezas.

Pasaron los minutos y más gente se juntó con las porras. Entre niños, jóvenes, adultos y algunos mayores de edad, cantaron y brincaron, impacientes por ver el arranque del transporte oficial. De ser un tumulto, la afición se dividió en dos para formar un pasillo y dejar salir al autobús, que partió primero de reversa para luego incorporarse a la lateral del Periférico.

Más cánticos, tambores y porras. Los seguidores quieren la victoria 12 en fila.

El chofer del club se las arregló para no llevarse a ningún individuo por encima y partió rumbo al Coloso de Santa Úrsula, mientras algunos miembros de las porras se quedaron sobre el asfalto y provocaron peor tránsito.

Otros aficionados siguieron el camino de la Máquina Celeste al Azteca, como si fueran la escolta oficial de los cementeros.

Tres meses después de mentadas de madre y huevazos, recién empezado el Guardianes 2021, la afición del Cruz Azul se reconcilió con el equipo y lo apoyan rumbo al noveno campeonato en la Liga MX.

La Ciudad de México se mantuvo una semana más en naranja dentro del semáforo epidemiológico del país, en alerta.