La AFA recupera el poder total: una vieja receta con derecho de admisión y 10 mil millones de pesos para la caja

Fernando Vergara
lanacion.com

Ameal, Tapia y Tinelli sonríen, en una imagen de fines de enero: la AFA rompe con la Superliga y volverá a organizar el torneo de primera

La Superliga Argentina transita sus últimos días. La AFA presiona y los dirigentes del fútbol argentino le dan su apoyo a Claudio Tapia, que podrá quedarse con la nueva estructura en un claro triunfo político: el control del fútbol de primera división regresará a la calle Viamonte. Así, la Superliga (SAF) apenas llegará a sus tres años de vida como un entidad autónoma, tras su lanzamiento en julio de 2017.

Tapia está decidido a armar una "Liga Profesional" que sustituya a la actual. Una competencia que esté organizada y regida por la entidad madre del fútbol argentino. En ese camino, el martes a la noche invitó a comer a 14 dirigentes de 13 clubes para alinearlos mismos bajo su nuevo proyecto. Marcelo Tinelli (San Lorenzo), Jorge Amor Ameal (Boca), Víctor Blanco (Racing), Nicolás Russo (Lanús), Lucía Barbuto (Banfield), Hugo Moyano (Independiente), Gabriel Pellegrino (Gimnasia), Sergio Rapisarda (Vélez), Pascual Caiella (Estudiantes de La Plata), Adrián Pérez (Argentinos), Ricardo Carloni (Rosario Central) y Cristian D'Amico (Newell's), entre otros, fueron parte del cónclave. Eduardo Spinosa, ex presidente de Banfield, y Marcelo Achile, presidente de Defensores de Belgrano, también asistieron a la cita. Fue una cena en la que además estuvo Pablo Toviggino, secretario ejecutivo de la presidencia de AFA.

"El próximo miércoles habrá una reunión en Superliga y se va a definir que volveremos a la entidad madre. Se va a votar por eso y se va a reestructurar todo", le confió a LA NACION uno de los asistentes a la cita en la casa de Tapia. "La reunión fue amplia y representativa. Vamos a tomar decisiones que le van a hacer bien al fútbol argentino. Hablamos de ampliar la cantidad de miembros en el comité ejecutivo. La foto que se ve tiene a algunos clubes, pero sabemos que muchos dirigentes quieren estar en esto y serán bien recibidos", expresó Tapia en TyC Sports, con gesto de satisfacción.

Ante este panorama surgen algunas preguntas. ¿Por qué el proyecto duró apenas tres años? Tapia, por caso, asumió en la AFA el 29 de marzo de 2017, dos semanas después de la creación de la SAF. "El descontento pasa porque la Superliga fue creada para una función en la cual debía enriquecer el producto, mejorar la competencia y la economía de las instituciones, y no se vio reflejado en el tiempo. En su momento fue importante, pero hoy la realidad es otra. Hay un desgaste y no vemos el crecimiento ni los objetivos trazados. Hay una necesidad de que las instituciones vuelvan a la AFA", dijo Tapia. Hasta ahí la mirada oficial. También es cierto que detrás de la declaración política hay otros intereses: desde Viamonte buscan recuperar el control de la voluminosa caja que aporta la televisión. La Superliga facturará 6500 millones de pesos anuales al final de la temporada gracias al contrato de televisación, firmado con Fox y Turner, y los auspiciantes del torneo. A eso se le añaden los 4000 millones que tienen que ver con la selección argentina y el contrato de televisación del ascenso. Es decir, la AFA tendrá una caja total por más de 10.000 millones de pesos. Números que se incrementaron.

Tras las elecciones nacionales y de Boca, a finales del año pasado, el mapa político del fútbol se modificó sustancialmente. Ya sin Macri ni Angelici, desde la AFA entendieron que era el momento propicio para desintegrar a la Superliga. Según la entidad madre, la cesión a la Superliga de la organización del torneo de primera división se puede romper de manera unilateral, pero la intención es que salga votado por asamblea. ¿Cómo sería? En el Comité Ejecutivo se llamaría a la asamblea con 30 días de antelación. El día de la misma necesitarán tener dos tercios de los 46 votos. "La idea es crear esta estructura para que esté dentro de la AFA. Y que se puedan tomar todas las decisiones del fútbol. Tal vez cometimos errores hace tres años y recién hoy nos damos cuenta de esto. Por ejemplo, no puede haber dos tribunales de disciplina diferentes. Eso nos generó problemas", agregó Tapia.

El presidente también se juntó con Rodolfo D'Onofrio para acercar posiciones y destacó que coinciden en muchos puntos. La reunión de la mañana del martes fue un avance: Tapia no quiere iniciar la nueva etapa sin River en su mesa, algo que no pudo conseguir en sus tres años de mandato. "River tiene que ser parte de la próxima conducción del fútbol argentino", propuso. ¿Cuál es la visión de Boca? "Vivíamos en un doble comando que sabíamos que se iba a caer. Había un descontento general cada vez más grande. Nosotros, junto con River, estábamos disconformes con el reparto de dinero", le detalló a LA NACION una voz importante de la institución de la Ribera. " La única ventaja que tiene la Superliga es que los clubes chicos cobran más rápido. La debilidad de AFA, hace algunos años, estaba ahí: se cobraban cheques a sesenta días, por ejemplo. Pero el cambio de gobierno nacional nos benefició a todos", añadió.

¿Cuál es la idea a futuro? Se intentará fijar una fecha para la asamblea que ratifique la nueva decisión y también el adelanto de las elecciones de marzo de 2021 para mitad de este año. Tapia, claro, irá por la reelección, un propósito que da por hecho. Además, según le detallaron a este diario, una de las prioridades sería el mantenimiento de tres vicepresidencias en el Comité Ejecutivo, pero ocupadas por Boca, River y San Lorenzo. El orden de esos clubes pareciera remarcar la escala de poder, pero en la AFA lo niegan. Al menos desde las sensaciones: "Tenemos la impresión de que Tinelli será el que más peso tendrá. Boca y River estarán ahí por lo que significan, pero Marcelo será una figura importante", aseguró el alto directivo xeneize. Así, un punto a resaltar será la vuelta de San Lorenzo a la conducción de Viamonte. De hecho, se apunta a que Tinelli sea quien dirija la nueva Liga Profesional.

Hace tres años, en la presentación de la Superliga, Tapia sonreía al lado de Mariano Elizondo, el CEO de la compañía que será desactivada

Mientras tanto, Mariano Elizondo, el CEO de la Superliga, se encuentra en estos días en un evento en México (Sports Summit). Desde la organización, que vive sus últimas horas, defienden a capa y espada lo que postulan como su legado: "Al fútbol le dimos transparencia, generación de recursos e innovación tecnológica", dicen. Pero, ante la inminencia del golpe, la misma voz se resigna: "A ellos, en la AFA, les importa una sola cosa: manejar la caja".

Qué leer a continuación