La admiración de Lewis Hamilton por Michael Schumacher: "Reemplazarlo en Mercedes fue una locura"

LA NACION
·3  min de lectura

El atípico calendario 2020 de la Fórmula 1, debido a la pandemia de coronavirus, tuvo y tiene emparentados permanentemente a dos de los pilotos más legendarios de la categoría: Lewis Hamilton y Michael Schumacher. El británico concretó hace algunos días su victoria N° 93, con la que superó uno de los récords que ostentaba el alemán (91). Hamilton, séxtuple campeón, ahora va en busca de la séptima consagración para alcanzar el otro registro a batir de Schumacher. Una historia entre ambos que, en cierta medida, tuvo un inicio en 2013 cuando el oriundo de Stevenage reemplazó en la butaca de Mercedes al Káiser. "Una locura", como lo describió el corredor de 35 años.

La contratación de Hamilton para sustituir a Schumacher para la temporada 2013 resultó el primer episodio de una saga que reescribe la historia de la Fórmula 1. Un movimiento que rompió el molde y que ni la mente más iluminada de Mercedes se hubiera atrevido a imaginar. "Lo que para mí es realmente es una locura es que me contrataron, en última instancia, para reemplazar a Michael. Me encontré en una situación extraña porque, obviamente, había visto a este hombre dominar con puño de hierro la F.1 y había batido tantos récords. En ese momento él paraba y yo iba a ocupar su lugar. Los muchachos con los que trabajé eran sus mecánicos e ingenieros anteriores, y me vi en una coyuntura en la que yo era un privilegiado", rememoró el británico.

En 2013, Schumacher fue reemplazado en Mercedes por Hamilton
Fuente: Archivo - Crédito: Mercedes

Con la escudería de Brackley, el británico arrasa con las marcas que estableció el alemán. Ya atesora 93 victorias, 97 poles position y 162 podios. El GP de Turquía, el próximo fin de semana, podría sellar su séptimo título mundial, lo que lo igualaría Schumacher. "Cuando me uní a la escudería pude poner mi sello en el coche y hacer muchas modificaciones, particularmente en 2013. Eso fue genial. Y luego trabajamos juntos de forma colectiva. Sabía que tendríamos un gran motor porque ya habían comenzado a desarrollar la unidad de potencia antes de que yo tomara la decisión de unirme al equipo, antes de firmar el contrato. Mercedes cuenta con una gran historia en su haber y yo sabía que tenían el poder de cambiar las cosas", destacó.

Recientemente, en Nürburgring, Hamilton vivió otro momento emotivo tras finalizar la carrera. "Mira a tu izquierda", le dijeron. Giró y por allí apareció Mick Schumacher, hijo de Michael, y tras felicitarlo por el récord que acababa de conseguir, le regaló un casco de los que usaba su padre en los tiempos de gloria en la Fórmula 1. "Felicitaciones, este es un récord de todos y me siento muy honrado", le dijo Mick al britanico. El gesto fue acompañado de un saludo entre ambos y Hamilton no pudo contener la emoción. Miraba y miraba el casco rojo de uno de los más grandes de la historia de la categoría. Lo exhibía en lo alto como si fuese un nuevo trofeo por victoria.

En 2008, el ex piloto alemán brindó una entrevista en la que aseguró que algún corredor superaría las siete coronas que conquistó a lo largo de su carrera en la Fórmula 1. Una especie de predicción. "Nadie lo pensó... ni yo mismo pensé que podría superar los cinco títulos de Fangio, y luego lo hice, e incluso lo aumenté hasta siete. Los récords están para batirlos y estoy bastante relajado con que algún día pasará. Si es Lewis (Hamilton), Massa o Sebastian Vettel o quien sea, podría ser alguien del presente o del futuro que podría hacerlo o que lo hará. No tengo ningún problema al respecto".