Adiós a Vergara

El Universal

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 16 (EL UNIVERSAL).- A causa de un paro cardiorrespiratorio, murió el empresario Jorge Vergara, a los 64 años de edad. Y con él, una era de posicionamiento para el Guadalajara.

Aunque la mayoría de los poderes rojiblancos quedó en manos de su hijo Amaury, luego de alejarse de los medios e instalarse en Nueva York -su última aparición pública fue en marzo 2018, en la presentación de Gabriel de Anda como director deportivo-, su legado será imborrable; ahora se buscará continuidad. A la hora de hacer un balance de su mandato, llegan los halagos por los años de estabilidad financiera, el levantamiento de un estadio propio y los siete títulos conquistados. Sin embargo, del otro lado de la moneda está la polémica de su ir y venir de personalidades a nivel directivo y en el banquillo, por el cual desfilaron más de 20 directores técnicos.

Incluso, su envalentonada personalidad repercutió en lo extra cancha, como en la final de 2004, cuando provocó el enojo de Ailton da Silva, exjugador de los Pumas.

"Este señor era el que daba este sabor picante al futbol mexicano con sus desplegados", resaltó Ailton. Mientras que Emilio Azcárraga, propietario del América, dijo que "fue más amigo que rival, celebro la vida de Jorge como alguien que supo hacer suyo el espectáculo del futbol, con su particular estilo".

Pero el Guadalajara sigue en manos del apellido Vergara, con Amaury y su obligación de respetar con más logros el legado que cosechó su padre.

Su historia en el club

En octubre de 2002 Jorge Vergara compra al Club Deportivo Guadalajara, por 260 mdd.

En 2006 Jorge Vergara y el Rebaño logran su primer título, al imponerse al Toluca (2-3 global).

En 2010 muda al equipo a su nueva casa, hoy llamado estadio Akron, para dejar el Jalisco.

En septiembre de 2015 las Chivas hacen oficial la llegada de Matías Almeyda como nuevo entrenador.

Qué leer a continuación