Tevez-Riquelme: lo que falta para que haya acuerdo y el delantero siga en Boca

Franco Tossi
lanacion.com

Este sábado parecía ser una jornada de una noticia importante en Boca, que se estaba esperando, con final feliz para un protagonista o no. Carlos Tevez estuvo en el foco a raíz de un supuesto llamado de Juan Román Riquelme, vicepresidente segundo y cabeza del departamento de fútbol del club, para acordar de palabra la continuidad del futbolista de 35 años. Pero lo que parecía una información confirmada fue solamente un viaje al futuro: Tevez continúa esperando el contacto por su renovación, algo que el Consejo de Fútbol hará en las próximas horas.

"El llamado no existió. Va a encargarse Román, pero los jugadores están de vacaciones y no se los molestará. Carlos va a quedarse en el club", aseveró para LA NACION un integrante de la dirigencia del club.

Fue Diego Tevez quien le puso un freno público a la situación. Cuando ya la cuestión era tratada como una noticia confirmada, incluso por gente de la entidad, el hermano del Apache salió a desmentir en sus redes sociales: "Les pido a los que quieren a mi hermano que no se confundan con informaciones falsas, nadie lo ha llamado todavía, lo que no quiere decir que no ocurra en un futuro cercano". Así es: restan apenas dos días para que se venza su contrato, pero la voluntad de ambos lados existe y lo más probable es que todo termine con Tevez renovando su vínculo por un año. Posiblemente, el último como profesional, para retirarse en el club al que ama, como siempre lo soñó. No se dará antes por los golpes deportivos ante River que lo tuvieron como protagonista: así no iba a colgar los botines el delantero.

Luego se ampliaron las vías de desmentida desde el lado de Tevez. Adrián Ruocco, el representante del futbolista, se comunicó off the record con un canal de televisión (TyC Sports) para aclarar que no había habido un llamado de Román a Carlos.

Hace unos días, los dos protagonistas de esta historia habían dado a conocer públicamente sus intenciones. "Ya hablé con Román y le dije mi pensamiento, así como él me dijo el suyo. Lo mío se arregla en cinco minutos", sostuvo el atacante xeneize, poniendo sobre la mesa su voluntad de seguir en Boca y dejando entrever que incluso resignaría una porción económica: sabía que Jorge Amor Ameal, el nuevo presidente, y su equipo ya habían explicado que la tesorería no estaba holgada, como sí lo aseguraba la gestión saliente, y que cada decisión sería analizada con lupa.

Sin embargo, Tevez está entre las prioridades. Aunque puede haber diferencias cuando confeccionen el nuevo vínculo: con Daniel Angelici al mando, su contrato (dolarizado) era el más oneroso del plantel y Ameal quiere esquivar esa moneda como sea. Por eso, la renovación podría constar de un sueldo fijo mucho menor y de algunas condiciones relativas a productividad. Pero esto último surge de rumores, apenas, en medio del enorme hermetismo que hay en la nueva gestión.

Tevez celebra un golazo ante Arsenal: uno de los escasos momentos felices que tuvo en 2019 con la camiseta de Boca

Riquelme siempre mostró un gran interés en que Tevez permanezca en la entidad de la Ribera. "Los hinchas de Boca lo queremos mucho. Puede darle mucho al club, pero tiene que recuperar la alegría de jugar a la pelota, algo que perdió hace dos o tres años. Si lo logra, sacará ventajas", declaró el ahora directivo Román hace unas semanas. La idolatría de muchos fanáticos por Tevez es indiscutida; no obstante, a la par, son muchos los que no están conformes con que se le deposite un nuevo voto de confianza a un jugador que no mostró su jerarquía desde que retornó de la experiencia en China. De todos modos, Riquelme hace oídos sordos a esto último. ¿Por qué? Una de las promesas de campaña de este nuevo gobierno fue "respetar a los ídolos". Y el hoy vicepresidente segundo quiere cumplir algo que, en palabras del propio ex futbolista, le impidieron a él hace un lustro: que el ídolo de Boca se retire con la camiseta azul y oro.

"Tengo que ser respetuoso con los jugadores que nos dieron alegrías", agregó Riquelme en su momento. Fue un mensaje directo para el último presidente que pasó por Brandsen 805, Angelici. El llamado que trascendió no fue tal, pero existirá y habrá Tevez por un año más.

Refuerzos: Guerrero y Tapia, con futuro incierto

En Boca hay mucho hermetismo y no se conoce con precisión por qué nombres irán a fondo para reforzar el equipo. Por lo pronto, desde la prensa peruana levantaron el teléfono y entrevistaron a Jorge Bermúdez, integrante del Consejo de Fútbol, porque hay rumores fuertes acerca de dos futbolistas de ese país que podrían arribar a la Ribera: Paolo Guerrero, anhelo de Riquelme y compañía para tener un N°9 de jerarquía, y Renato Tapia, volante central de 24 años que está relegado en Feyenoord, de Holanda. Aunque el foco, claro, estuvo en el atacante, que también cumplirá 36 años apenas iniciado el 2020 y sería el refuerzo estelar.

"Nuestro interés siempre estuvo, pero el tema económico es delicado, nada fácil. Es un jugador con un contrato importantísimo. Una cosa es decir 'yo quiero ir, pero páguenme más de lo que quiero' y otra distinta es decir 'quiero ir y me voy acomodando con lo que me puedan pagar'. Esto último no he notado que sea la disposición de Paolo", fue claro el Patrón, reduciendo las enormes expectativas que se generaron a partir del rumor sobre su posible llegada. "Es totalmente respetable. Está en una edad en la que no quiere ceder un solo peso y mucho menos con los méritos que ha hecho en su carrera", agregó.

Igualmente, el ídolo colombiano se ilusiona con que Guerrero baje sus pretensiones y se llegue a un acuerdo que, para Boca, sería fundamental para aspirar con mayor fuerza a ganar la Copa Libertadores 2020: "Hay que ser cautos. La mayoría de las veces, estas situaciones las resuelve el brazo a torcer del jugador. Porque aunque se dijo que Boca estaba lleno de recursos, no es tan así. El fútbol argentino está muy golpeado por la situación económica del país. Si él se mantiene con esa postura, no veo que la operación sea imposible, pero sí muy difícil. Ojalá las pretensiones no sean tan altas".

Con respecto a Tapia, el ex zaguero fue algo más optimista. Cree que para el volante sería un salto en su carrera llegar a Boca y, además, en el club saben que Ricardo Gareca, entrenador de la selección peruana, ve con buenos ojos que futbolistas de su equipo lleguen a un club tan grande y a un fútbol parejo y competitivo. "No puedo negar que es un futbolista que tenemos en órbita, pero no está definida su contratación. En esta negociación, el más interesado puede llegar a ser el propio jugador. El más contento sería él y el segundo más feliz sería Ricardo (Gareca), por lo que significaría Tapia en su equipo", lanzó Bermúdez, consciente de la repercusión que tendrán sus dichos en el volante peruano.

Tapia perdió el puesto en Feyenoord: no juega un partido completo desde el 7 de noviembre (contra Young Boys, por la Europa League)

"Es un gran jugador, de gran nivel y que le puede da mucho al fútbol de Boca. Sabemos que tiene contrato en Feyenoord, pero que últimamente no está teniendo continuidad. Eso puede hacer que le genere interés de llegar a un fútbol que lo puede catapultar de nuevo a otro nivel y darle el ritmo deportivo que necesita", lo describió.

Ex entrenador de Alianza Lima, Miguel Ángel Russo también estuvo como foco entre las preguntas que le hicieron a Bermúdez acerca de la dirección técnica. No obstante, ahí fue menos sincero: se hizo el desentendido porque en el xeneize esperan que el 31 de diciembre finalice el vínculo con Gustavo Alfaro para dar paso al anuncio del nuevo entrenador. Aunque hace exactamente una semana terminaron de acordar la llegada del hombre que le dio a Boca la última Libertadores, allá por 2007.

Qué leer a continuación