Aceite de oliva para el rostro, ¿sí o no? Esta es la recomendación de los expertos

Adriana Terán
·4  min de lectura

No es noticia nueva los beneficios que tiene el aceite de oliva como alimento, expuestos en más de 11 millones de búsquedas que aparecen en menos de un segundo en la pantalla de la computadora y frecuentemente surge nueva información que lo mantienen como el equivalente al oro para la nutrición.

La Fundación Española del Corazón ha citado nuevos estudios que corroboran que, gracias al alto contenido en ácidos grasos monoinsaturados (ácido oleico) y poliinsaturados (ácido linoleico), el aceite de oliva aporta beneficios como elevar los niveles de colesterol HDL (bueno), disminuir el colesterol LDL-c (colesterol malo); contribuye en el control de la hipertensión y previene la aparición de diabetes. Pero además, citan un estudio del departamento de biología celular, fisiología e inmunología de la Universidad de Córdoba con el cual se demostró que el aceite de oliva representa una especie de escudo protector contra diferentes enfermedades.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

De esta manera, se demostró que el consumo de aceite de oliva contribuye con los procesos desinflamatorios; y previene procesos oxidativos que dañan las células, así como también influye en el buen funcionamiento del metabolismo.

Por donde se mire parece ser un producto perfecto: natural, saludable, rico en nutrientes y beneficios para nuestra salud. Sin embargo, aunque suele recomendarse su uso tópico hay que tener en cuenta la forma correcta de usarlo.

Hay que tener claro que el aceite de oliva, por más que sea fuente inagotable de beneficios, es grasa, y como tal, debemos consultar con el dermatólogo si nuestro tipo de piel tolera estos tratamientos. Así como a quienes necesitan perder peso se le recomienda limitar su ingesta, quienes tienen alguna condición en el rostro también podrían necesitar una indicación especial.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Sin embargo, los especialistas coinciden en que el aceite de oliva es un producto seguro para la piel en general, incluso en casos de mayor gravedad como la prevención de escaras en personas mayores, tal como lo demostró un estudio publicado en la revista científica Gerokomos, pero existen alternativas mucho más eficientes.

Rostro liso y radiante… como una aceituna

Es frecuente escuchar a quienes aplican aceite de oliva en el rostro para nutrir la piel, humectarla e incluso limpiarla.

Aunque suele haber un debate con relación a que el uso de productos naturales en el rostro no es tan eficiente como usar sus nutrientes en productos de laboratorio o comerciales, tampoco está mal usarlo. No nos hará daño, para ser más específicos.

La doctora Susana Misticone, médico especialista en dermatología cosmética y láser, explica que el aceite de oliva, al menos en su manera natural comestible, no es el producto más adecuado para la piel, sobre todo cuando es grasosa. “Como muchos aceites podría tapar los poros y producir comedones o espinillas. Sin embargo, sí existen preparaciones cosméticas que lo contienen en muy bajos porcentajes por lo que puede servir como un hidratante y emoliente”.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Misticone agrega que el preciado líquido puede ser beneficioso sobre todo para el cabello y las uñas, en los cuales se puede usar de manera natural como hidratante; aunque asegura que existen productos en el mercado mucho más efectivos.

Por otra parte, la doctora Ana Paula Sedano, médico dermatólogo, afirma que hay algunos aceites que sí pueden ser aplicados de forma tópica, pero tienen ciertos requisitos porque, coincidiendo con Misticone, asegura que algunos son comedogénicos, es decir producen espinillas, tapan el poro o hacen más daño que beneficio.

Entre esta lista de aceites con índice comedogénico cero o muy bajo están los de argán, semilla de cáñamo, girasol, y mantecas de mango y de karité; estos pueden ser usados por todo tipo de pieles, así como también los aceites de caléndula, ricino y pomelo, que cuentan con un 1. Mientras tanto, los aceites de oliva, albaricoque, comino avellana, jojoba y sésamo, pueden ser usados por pieles normales, porque su índice comedogénico es 2.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

En este sentido, Sedano alerta sobre el uso de los aceites de algodón, coco, semilla de lino en pieles acnéicas o grasas porque tienen un índice comedogénico de 4, cerrando con el de germen de trigo que tiene un 5.

Por último, Johana Méndez, cosmetóloga, también advierte sobre el uso del aceite de oliva como desmaquillante, explicando que no necesariamente funciona con total eficiencia, porque remueve solamente los componentes grasos del maquillaje, dejando una película aceitosa en el cutis que amerita el uso de otro limpiador.

Son muchos las bondades que estos ingredientes pueden ofrecer a la piel, pero para que sean realmente efectivos debemos estar completamente seguros de cuáles son nuestras necesidades, y así recurrir a aquellos que están específicamente formulados para nuestro tipo de piel. Son muchas las firmas se han ido sumando a la cosmética natural, diseñando productos cada vez más amables con el ambiente y con nuestra naturaleza, con lo cual podemos disfrutar de los beneficios de estos ingredientes sin poner en riesgo nuestra salud.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

En qué invertir (y dónde ahorrar) en productos de belleza para este 2021

Los secretos de los profesionales para usar el sérum en el cabello como toda una experta

BB Glow: los riesgos del polémico tratamiento de belleza que promete una piel perfecta

EN VIDEO: Vitamina C: la magia detrás de este ingrediente natural

Yahoo se compromete a encontrar los mejores productos a los mejores precios. Podemos recibir una parte de las compras realizadas a través de los enlaces en esta página. Los precios y la disponibilidad están sujetos a cambios.