¿Eres víctima de abuso financiero? Estas son las pistas para saberlo

Ivette Leyva
·4  min de lectura
El aumento del abuso financiero, especialmente a ancianos y mujeres, es una tendencia especialmente preocupante. Foto de Getty.
El aumento del abuso financiero, especialmente a ancianos y mujeres, es una tendencia especialmente preocupante. Foto de Getty.

Aunque cuando escuchamos hablar de fraude financiero y robo de identidad solemos pensar en misteriosos hackers, la realidad es que el perpetrador del abuso financiero generalmente es alguien cercano a la víctima, ya sea quien cuida de esta, un miembro de la familia o su pareja.

"El sello distintivo del abuso financiero es el control y el aislamiento", explicó a Bankrate Cliff A. Robb, director de la facultad de finanzas del consumidor y planificación financiera de la Escuela de Ecología Humana de la Universidad de Wisconsin-Madison. "Al eliminar el apoyo social, estas víctimas no tienen a dónde acudir”.

De acuerdo con Robb, el abuso financiero a las personas mayores, en particular a las mujeres, es una tendencia especialmente preocupante. La forma más común de abuso es que uno de los miembros de la familia asuma el poder de abogado financiero de la víctima.

"Es fácil para un miembro de la familia obtener apoyo estatal para una transferencia de poder cuando existen problemas médicos claros como la demencia, Alzheimer u otras formas de deterioro cognitivo", señaló el experto. "Pueden justificar que el ser querido ya no es competente para hacerse cargo de sus finanzas. Un miembro de la familia puede presentarse como un protector en un entorno legal y luego tener acceso completo y abusar de las cuentas bancarias y de ahorro".

Es una tendencia que podría ir en aumento a la par del envejecimiento poblacional. En el 2030, al menos el 20 por ciento de la población tendrá 65 años o más.

Una de las formas de abuso más común dentro de una pareja se produce cuando una de las partes decide echar a la basura las cuentas a nombre de la otra persona.

"Si en consecuencia usted paga tarde, eso le dará aún más control sobre usted", explica Rob. "Establecen un patrón de dependencia y minimizan su capacidad de crecer financieramente".

En 2017, el 22 por ciento de las personas que llamaron a la Línea Directa Nacional contra la Violencia Doméstica, indicaron que estaban sufriendo abusos económicos.

Los abusos económicos pueden ser mucho más difíciles de detectar, pero cada vez son más comunes. Foto: Getty Images.
Los abusos económicos pueden ser mucho más difíciles de detectar, pero cada vez son más comunes. Foto: Getty Images.

Señales de alarma

Es posible que usted sea víctima de abuso financiero doméstico y no sea consciente de ello. Estas son algunas de las señales de alarma de acuerdo con esa organización:

-Si su pareja o familiar le proporciona una mesada y monitorea de cerca cómo gasta el dinero, exigiéndole incluso recibos por las compras

-Si deposita su cheque de pago en una cuenta a la que usted no puede acceder

-Si le impide ver o acceder a cuentas bancarias conjuntas

-Si le impide trabajar, limita las horas que puede trabajar, consigue que le despidan o le obliga a realizar determinados tipos de trabajos.

-Usa hasta el máximo sus tarjetas de crédito sin su permiso, no paga facturas de tarjetas de crédito o daña su puntaje crediticio

-Le roba dinero a usted, su familia o sus amigos

-Retira dinero de las cuentas de ahorro de los hijos sin su permiso

-Vive en su hogar pero se niega a trabajar o contribuir

-Le obliga a proporcionarle su declaración de impuesto o se apropia de las declaraciones de impuestos conjuntas

-Se niega proporcionarle dinero para gastos necesarios o compartidos como comida, ropa, transporte, atención médica o medicamentos.

¿Qué hacer?

Si te identificas como víctima de este tipo de abuso, es importante buscar apoyo. Puedes llamar a la Línea Directa Nacional de Violencia Doméstica al 1-800-799-7233. FreeFrom, una organización sin fines de lucro que tiene como objetivo ayudar a las víctimas de abuso y explotación, también ofrece acceso a grupos privados de apoyo y te ayuda a encontrar nuevas fuentes de ingresos y compensación por la pérdida de salarios.

Es importante que obtengas tu reporte de crédito. Es posible que la persona que abusa de ti haya abierto tarjetas de crédito en conjunto con tu nombre o haya provocado otros daños. Ve a annualcreditreport.com para acceder a tu informe de crédito de forma gratuita de las tres principales agencias de reporte de crédito para determinar si ha ocurrido algún daño significativo.

Si el abusador ha acumulado muchas deudas a nombre tuyo o no estás seguro de cómo reparar tu crédito, la Fundación Nacional de Asesoramiento Crediticio puede ayudarlo a resolver este problema.

También te puede interesar:

VIDEO | Una empresa japonesa compra tu cara por unos 320 euros para hacer máscaras hiperrealistas y venderlas posteriormente