Abierto de Palermo: La Natividad dio otro impacto y es la revelación del torneo

Xavier Prieto Astigarraga
lanacion.com

Camilo Castagnola, uno de los preferidos del público, volvió a lucirse en La Natividad

"¡Pegale!", le gritó Bartolomé a Camilo, a la salida de un throw-in. Su hermano le hizo caso con un pase largo, Barto corrió y con una definición de revés consiguió el 8-6. Muy lindo gol. Los Castagnola produjeron otra catarata de aplausos y festejos en las tribunas de la cancha 2 de Palermo. "Está bueno verlos. Nunca los había visto", comentó un habitué del polo en una platea. "Son muy buenos. Son muy buenos", repetía.

La Natividad en general, y los hermanos Castagnola en particular, generan esto en el Argentino Abierto de 2019. Se vio claramente en el 14-10 de ayer sobre Cría Yatay, por la tercera fecha de la zona B. Hay gente que va a Palermo por ellos, aunque se trate de un día laborable. El público quiere saber de qué se trata. Y cuando los mira jugar, queda encantado. Es fácil hacerse hincha un equipo nuevo que juega lindo y de chicos de 18 y 16 años que se asoman como cracks del futuro. Le viene bien al polo, tan sediento de la vuelta de espectadores en masa.

Y si algo les faltaba a estos adolescentes que vienen a renovar el repertorio de figuras de la Triple Corona, pues ahí estuvo un gesto del más chicos de los dos. Sexto chukker, a menos de un minuto del campanazo. Throw-in cerca de la tribuna principal, la techada. En el entrevero de tacos, se desacomodó Cristián Laprida, de Cría Yatay, y se fue al piso. Sin peligro, sin caída de su caballo siquiera. Como corresponde reglamentariamente (si no hay posibilidad de lesión de polista ni de montado, no se debe pitar), los jueces no detuvieron el juego, a pesar de alguno que otro silbido por eso.

La acción se convirtió en un ataque rápido de La Natividad, y Magoo Laprida seguía ahí, intentando montar de nuevo. Pues Camilo Castagnola, el de 16 años, se desentendió de la jugada y se acercó al rival para saber cómo estaba. Cuando ambos galoparon ya hacia la bocha, se saludaron. Jeta levantó el pulgar izquierdo hacia Laprida. Y entonces los aplausos no fueron por un golazo ni por un gran pase; el niño-adolescente queda como candidato al premio Javier Novillo Astrada al espíritu deportivo.

Bartolomé Castagnola (h.), el armador de juego de La Natividad, es uno de los pilares del equipo

Ser un caballero no le impidó al delantero dañar mucho a Yatay con su juego. Camilo jugó de 1 y 2: anduvo por todos lados, le pegó fuerte a la bocha tanto al arco como para correr o pasarla, acertó sus penales, marcó varios tantos. Así es él, según lo describe el otro Bartolomé Castagnola, su papá. Que en los palenques era saludado sin pausa por decenas de allegados. No se le borraba la sonrisa a Lolo. "¿Viste lo que son? ¡Tienen el taqueo mío!", bromeó, feliz. Para esto los crió deportivamente durante todos estos años. En realidad, para más: La Natividad está en Palermo para ganar. Para ganar la copa. En el menor plazo posible.

Dos buenos acompañantes

Para eso cuenta también con dos buenos acompañantes de los Castagnola. Con experiencias anteriores en Palermo, el sudafricano Ignatius Du Plessis es un confiable back de 30 años, que rinde y se intercambia posiciones con Barto según las jugadas. Matías Torres Zavaleta, no parece ser un debutante en el Argentino a sus 29; como Jeta, no ahorra kilómetros sobre el césped, y contribuye al ataque. "La Natividad siempre quiere jugar buen polo, porque haciendo un juego de anticipación y de pegar de primera, concentrados, jugar es más divertido y estamos más cerca de obtener un resultado. Nos queda un partido que vamos a querer jugar bien y ganar", apuntó Du Plessis, con pasado en Indios Chapaleufú II, Ellerstina y La Dolfina Polo Ranch.

Está claro que no juegan 28 goles de handicap. A cuánto los ascenderán en diciembre no está claro, pero están venciendo a oponentes de 30, 32. ¿Obligarán a una baja de varios otros? Preguntas que plantea la revelación de Palermo 2019, de la temporada, del año.

Que, por cierto, ya logró su lugar en Palermo 2020. Ya no será menos que sexto en el ranking, gracias a haber ganados dos encuentros en la zona, algo totalmente inusual para un conjunto surgido de la clasificación. Cría Yatay había conseguidos dos triunfos en su primera temporada, la de 2016, pero el segundo se había dado en un cuarto de final. Estadísticas que obliga a mirar la sensación del polo.

El equipo revelación de la temporada atrapa con las actuaciones de los hermanos Bartolomé y Camilo Castagnola

Yatay, en tanto, quedó obligado a definir contra La Albertina el cuarto puesto del Grupo B. Como el año pasado, se enfrentarán en la última fecha, pero en este caso, con la urgencia de ganar para no desembocar en el torneo clasificatorio del año que viene. "Cada vez que jugamos con La Albertina nos sacamos chispas; siempre nos damos maza. Es una lástima que uno de los dos vaya a quedarse afuera, porque tenemos buena onda", comentó Ignacio Laprida, de los mejores de Cría Yatay ante La Natividad.

Al conjunto verde de la ve blanca le queda una sola función en el Abierto de este año. Será el domingo, frente a Las Monjitas, en un encuentro que seguramente convocará mucho público y para el que algunos se animan a hacer una reserva en el pronóstico del resultado, a pesar de los 38 tantos del subcampeón de Palermo. Puede ser descabellado vaticinar algo que no sea una victoria naranja, pero el solo planteársela ya es todo un signo de lo que está provocando La Natividad en el polo.

La síntesis del partido

La Natividad: Camilo Castagnola 6, Matías Torres Zavaleta 7, Bartolomé Castagnola (h) 7 e Ignatius du Plessis 8. Total: 28.Cría Yatay: Valerio Zubiaurre (h) 8, Cristian Laprida (h) 8, Joaquín Pittaluga 8 e Ignacio Laprida 8. Total: 32.Progresión: La Natividad, 1-2, 2-3, 4-4, 6-5, 8-8, 9-9, 12-10 y 14-10.Los tantos para La Natividad: Camilo Castagnola, 7 (3 penales); Torres Zavaleta, 1; Bartolomé Castagnola (h.), 4, y Du Plessis, 2. Para Cría Yatay: Zubiaurre (h), 3; Pittaluga, 3 (todos de penal), e Ignacio Laprida, 4 (un penal).Jueces: Matías Baibiene y Rafael Silva.Árbitro: Gonzalo López Vargas.Cancha: N° 2 de Palermo.Zona: B

Qué leer a continuación