Abierto de Palermo. Gonzalito Pieres y Ellerstina: "No miramos tanto el pasado, sino lo que venimos haciendo ahora"

Alejandro Panfil
·6  min de lectura

Para Ellerstina cada año es una nueva oportunidad de ganar el Abierto de Palermo por primera vez desde 2012. Gonzalo Pieres (h), que junto a Facundo, Nicolás y Mariano Aguerre levantó la copa en aquella oportunidad, continúa persiguiendo ese objetivo.

Tras cinco temporadas con Polito Pieres, hay un nuevo equipo y un nuevo intento con Hilario Ulloa, y luego de ganar Tortugas y Hurlingham y llegar invictos en la temporada a una nueva final ante La Dolfina, Gonzalito siente que están muy cerca no sólo de sacarse las ganas de ganar Palermo, sino también de quedarse con la Triple Corona. "Nos da confianza y energía positiva el cómo llegamos acá", se entusiasma durante una entrevista para LA NACION.

Abierto de Palermo: la final diferente que puede ser el cierre de este La Dolfina y la Triple Corona para Ellerstina

-La clasificación para la final se dio en el suplementario, de forma sufrida ante La Dolfina Polo Ranch. ¿Cómo lo sintieron ustedes?

-Sí, fue sufrida, pero venimos de varios torneos buenos, de Palermo en un gran nivel y ese partido nos costó un poco, pero estamos muy contentos de haberlo ganado y darnos la posibilidad de poder ganar el título.

-La Dolfina PR jugó un partido de finalista.

-Sí, la verdad que fue un Abierto donde hubo partidos difíciles. A nosotros nos tocó en este partido, Murus Sanctus le ganó a La Dolfina en el segundo partido y La Natividad le ganó a Murus Sanctus. Hubo partidos que se definieron en suplementario. Nosotros veníamos ganando por buena diferencia de goles y nos encontramos en un día normal para nosotros y muy bueno para ellos. Lo importante es que se ganó porque quizás otras veces lo perdíamos.

-¿Se emparejó el nivel general de los equipos debido a que es una temporada atípica?

-Puede ser, nosotros normalmente estamos acostumbrados a una temporada un poquito más larga, con partidos una vez por semana. Y este año se jugó algo muy parecido a lo que es el polo de afuera. Y para la recuperación de caballos se pone todo medio cerca y esto empareja un poco las cosas entre una organización grande y una más chica.

-¿Se siente raro Palermo con muy poco público?

-El contexto es totalmente diferente. Lo que no cambia es cuando estás adentro de la cancha y el valor que tiene el torneo. Cuando estás ahí, sabés que estás jugando Palermo y es la copa que querés.

-Volviendo a Ellerstina, ¿están viviendo lo que buscaban cuando decidieron hacer cambios en el equipo?

-Sí, eso es fundamental y lo habíamos buscado cuando se hizo este equipo nuevo y obviamente se llegó a las metas más rápido de lo que pensábamos, en cuanto a funcionamiento y resultados, y eso nos llevó a tener una temporada más alegre y entusiasta. Por suerte hicimos el clic rápido y el equipo empezó a funcionar. Y es mucho más lindo construir cuando un equipo está funcionando.

-¿Buscaban a un jugador con las características de Hilario o buscaban a Hilario?

-Buscábamos a Hilario, que estaba enfrente, y la verdad que vino un Hilario en una mejor versión para nosotros. Nos ayudó mucho, es un tipo muy profesional, muy dedicado, y al equipo le sumó mucho en energía, en agresividad. Lo estamos disfrutando día a día. Él es un líder, se ha hecho solo, con la ayuda de su padre y poniendo toda la garra desde muy chiquito. Trajo muchas ganas y eso se contagia.

-Pasaste de 2 a 3 con la llegada de Hilario. ¿Cuánto de tu juego tuviste que modificar?

-No mucho. Hoy tengo la camiseta 3, pero a medida que fueron pasando los partidos me fui liberando un poquito más, tengo la libertad de atacar, que me gusta mucho, y la velocidad. Y hemos hecho un gran ataque ofensivo con Hilario y él me ayuda mucho para los espacios y cuando yo voy lo ayudo a él, pero estamos construyendo una buena combinación. Estoy encantado de mi posición, no sé si es 3, 2 o 2 y medio pero me siento cómodo.

Gonzalito en acción durante el Abierto de Palermo: están invictos en 10 partidos en el año
Fuente: Archivo - Crédito: Sergio Llamera / LA NACION

-¿Te obsesiona volver a 10 de handicap?

-Me obsesiona ganar. El handicap va y viene y yo sé que cuando estoy bien el handicap es relativo. Obviamente que me encantaría tener 10, pero son situaciones y depende en qué equipo jugás. Porque si jugaras en otro equipo podrías tener 10 goles y al equipo nuestro se lo toma por el resultado, si ganás o no ganás.

-¿Viste jugar a Polito en su nueva etapa en La Natividad-Monjitas?

-Sí, lo vi, obviamente. Tuvimos cinco temporadas juntos y lo bueno fue que nos dimos una oportunidad, lo intentamos. Se dieron algunas cosas lindas, pero no pudimos lograr el Abierto. Después él se fue a La Natividad y no sé si se sabe mucho, pero él hizo un sacrificio enorme para jugar y montar a todo ese equipo. Parecía que en un momento iban a recibir un apoyo grande de Las Monjitas, pero mucho lo tuvo que aportar Polito y creo que ahí demuestra las ganas que él tenía de andar bien y de ayudar. Es para sacarse el sombrero todo lo que hizo.

Abierto de Palermo. Juan Martín Nero y las chances de La Dolfina: "No llegamos óptimos a esta final, pero nos tenemos toda la fe"

-Ellerstina tiene una historia muy exitosa y quizás en los últimos años está costando más ganar Palermo. ¿Cuánto pesa ese legado y esa responsabilidad que llevan hoy ustedes?

-Y bueno, somos los que nos toca jugar y obviamente hubo veces en que se pudo, en otras no. Hay un equipo muy bueno al que hay que enfrentar y ganarle para sacarle ese liderazgo. Son momentos, pero sabemos que nosotros podemos y queremos que se dé lo antes posible para poder disfrutar con Ellerstina.

-Se dice que Cristiano Ronaldo es uno de los mejores del mundo pero tuvo la "mala suerte" de que Messi sea contemporáneo suyo. ¿Les sucede algo parecido siendo un gran equipo y que les haya tocado ser contemporáneos de La Dolfina?

-Y. son décadas o momentos. Obvio lo que impresiona bastante es que Adolfito haya mantenido tanto tiempo un nivel alto cuando otros jugadores a su edad ya estaban bajando. Se rodeó bien, la verdad que tiene tres compañeros impresionantes, de los mejores que estaban dando vueltas, y entonces cuesta un poco más, pero mismo así les hemos ganado en otros torneos también.

-La Dolfina tuvo muchos lesionados y debió presentar equipos de emergencia, con muchos cambios. ¿Fue raro enfrentarlos así?

-Fue raro no verlos en la final de Hurlingham que es donde normalmente están y obviamente en Tortugas fue un equipo que llegó con un solo jugador titular. Por ahí no tendría que haber llegado a esa final, pero llegó, pero una vez que entramos a jugar la final sabíamos que teníamos que ganarla por la mayor diferencia posible para generar un clima positivo. Creo que el objetivo que nos propusimos lo logramos, no sólo ganar, sino ganar bien.

-Para esta nueva final, analizan sólo lo que vienen haciendo ustedes este año o revisan el archivo de las finales con La Dolfina en Palermo?

-Se usa un poco todo pero más que nada estamos tratando de pensar un poco más en nosotros, ya que este año venimos reconstruyendo el equipo y haciendo las cosas bien. No mirar tanto el pasado, sino cómo venimos ahora.

-¿Cómo te ves en la tarde noche del sábado en Palermo? ¿Qué tipo de sensaciones vas a estar experimentando?

-Ojalá que sean las mejores y eso se vive en el momento, pero me encantaría estar disfrutando con la organización y la familia, y agradeciendo.