El Abierto de Palermo le ganó a la lluvia y comenzó con una goleada del promisorio La Ensenada

Gonzalo Capozzolo
lanacion.com

Juan Martín Zubía, de 20 años, fue la figura del 14-7 de La Ensenada a La Irenita; el trenquelauquense (aquí, entre Diego Araya y Juan Jauretche) y marcó 8 tantos.

Aunque la lluvia amenazó con suspender, como otras veces, el inicio del Campeonato Argentino Abierto de polo, el torneo más importante del mundo siguió adelante y comenzó con una goleada de La Ensenada, un equipo de los más débiles en los papeles pero que crece y apunta cada vez más alto. Libres en el primer fin de semana La Dolfina y Ellerstina, la zona A se inauguró con un partido atractivo, parejo, asegurado por el buen estado de la cancha 2 de Palermo, que nada tuvo que ver en las caídas -inocuas- de Jerónimo Del Carril y Juan Martín Zubía, del ganador.

La Ensenada se impuso a La Irenita por un contundente 14-7, gracias a una gran segunda mitad de parte del vencedor (8-3), en un partido rápido, de ida y vuelta, entre un equipo que sorprendió a todos por su frescura el año pasado y otro que pasó con solidez el certamen de clasificación.

En el primer chukker los equipos se midieron y pareció que se daría un desarrollo trabado pero a partir del segundo La Ensenada aceleró, y quedó 5-2 al final del tercero. A eso se sumó la baja efectividad de La Irenita, que se fue al descanso largo con apenas dos goles en nueve intentos. No obstante, La Irenita logró bajarles las palpitaciones al partido y con dos tantos de Diego Araya (reemplazó a Matías Mac Donough, que sigue lesionado) redujo a dos la desventaja a la altura de la bisectriz del encuentro: 6-4 abajo.

Qué leer a continuación