Abierto de Palermo. Facundo Pieres, el orgullo por Ellerstina y la bronca con los referís y la dirigencia: "Lo que pasó es una mala señal para el polo"

Alejo Miranda
·7  min de lectura
Facundo Pieres criticó las canchas de Palermo, a la dirigencia y los referatos
Fuente: Archivo - Crédito: Sergio Llamera

Pasaron los días, no la bronca. Porque no alcanzó con el funcionamiento que logró el equipo a lo largo de toda la temporada. Porque entraron en el último chukker de la final ganando por uno. Porque consideran que el referato fue parcial. Ellerstina se quedó en las puertas de conquistar el 127º Campeonato Argentino Abierto, pero la derrota 10-8 ante La Dolfina le dejó a Facundo Pieres una sensación distinta a las anteriores.

En el primer año de los tres hermanos Pieres con Hilario Ulloa en el equipo, Ellerstina arrancó el año ganando Tortugas y Hurlingham, pero terminó claudicando ante La Dolfina en la final de Palermo, partido al que entraron ganando 8-7 el último chukker. "Por un lado sigo con bronca por perder un partido que se podría haber ganado y por otro lado, a medida que pasan los días, uno se va dando cuenta de que fue un buen año, el equipo anduvo muy bien, tuvimos poquitos partidos flojos y perdimos uno solo en toda la temporada, que podríamos haber ganado tranquilamente", dice Facundo Pieres en diálogo con LA NACION. "Es una doble sensación de satisfacción porque el equipo está bien y jugamos bien, y eso me deja muy tranquilo para el futuro, y molestia también porque el objetivo más grande era Palermo y se nos escapó ahí nomás".

Polo 2021: sin Dream Team, una temporada con motivaciones varias

Una semana después de la final, lejos de suavizar sus palabras, Facundo insiste con la cuestión del arbitraje. No es que culpe directamente a los jueces por la derrota. Tampoco le esquiva a la autocrítica. Pero no duda en enfatizar la doble vara con la que midieron a uno y otro equipos: "A Cambiaso lo echaron en la semifinal de Hurlingham por decirles cosas a los referís. No fue castigado con el mismo rigor que se empleó en la final de Palermo. Las cosas que se dijeron en Hurlingham estuvieron más fuera de tono y con comentarios más duros, que tendrían que haber sido sancionados de manera mucho más severa. Todos los que vimos el partido por televisión vimos y escuchamos todo lo que pasaba. Fue muy claro. Pasaron cosas que quedaron en nada y al final los referís terminaron favoreciendo a la persona que más se estuvo quejando a principios de temporada. Eso a mí me deja molesto. Es una mala señal para el polo. No creo que sea un problema de los jugadores, sino de los referís, de la persona que maneja los referís, de la Comisión de Disciplina y de la Asociación de Polo. Sé que el comentario puede generar polémica y que va dirigido a Adolfito, pero es lo que vi y es lo que pienso. Creo que la Asociación tiene que hacer una autocrítica. Como jugador de polo me da mucha bronca".

Una escena de la final de Palermo y la lucha entre Ulloa y Mac Donough
Fuente: Archivo - Crédito: Sergio Llamera

-¿Pensás que el arbitraje fue determinante en el resultado?

-No sé si fue lo que definió el partido, pero fueron más influyentes de lo que tendrían que haber sido. El referato no me pareció nada imparcial. Miré dos veces el partido y me pareció que fue muy injusto. Para mi gusto, inclinaron la cancha. Cobraron fouls que para un equipo cobraban y para el otro no. Hay ejemplos, está ahí, lo tenemos para verlo. En el video se ve clarito. Lo mismo me pareció con los técnicos: no eran para cobrarlos en una final de Palermo, en un partido tan importante, donde había tanto en juego. Por otro lado, durante varios chukkers jugamos mejor que ellos y no pudimos sacar la diferencia que tendríamos que haber sacado. Eso sí es responsabilidad nuestra.

-Empezaron jugando bien pero cometieron muchos fouls y algunos técnicos que les costaron goles en contra. ¿Entraron pasados de revoluciones?

-Cometimos varias faltas. Muchas fueron muy chiquitas, que no se venían cobrando en la temporada y se cobraron en este partido. No sólo este partido, también en otros, sobre todo las dos semifinales y la final. Cambiaron la manera de cobrar y eso me deja con un poco de bronca. Las protestas fueron leves. No hubo insultos, no hubo malas palabras. Una por decir que fue un foulazo, la otra por decir que nos venían cobrando ocho fouls contra uno y que me parecía injusto. A Hilario le cobran uno por pedir excesivamente un foul, no fue tan grave. También pasó que el otro equipo hizo pedidos excesivos y no les cobraron técnicos. Los referís tienen que entender que es la final de Palermo, que hay mucho en juego, mucho nerviosismo. En el primer técnico que me cobran ni siquiera me habían hecho ni una advertencia.

-Jugaron muy bien del cuarto al séptimo. ¿Qué les pasó en el octavo?

-Ahí me quedé con un poco de bronca de no haber sacado más diferencia. Creo que tuvimos un poco de mala suerte en algunas cosas. El gol que no me cobran terminando el séptimo... cuando toca la campana, la pelota estaba adentro. No entiendo cómo tomaron la decisión de que no sea gol. Ni siquiera la revisaron. Si ahí entrábamos dos goles arriba, después teníamos el viento a favor y por ahí hubiéramos tomado otra curva. Después en ese arco nos erramos dos goles para empatar. Creo que le hicieron un foul a Hilario entrando al arco del tablero que no se lo cobraron. Así como en algunas cosas podríamos haber fallado, también jugó mucho la mala suerte y ellos jugaron muy bien ese chukker.

Ellerstina, el equipo que ilusiona a Facundo, con sus hermanos (Nicolás y Gonzalito) e Hilario Ulloa
Fuente: Archivo - Crédito: Sergio Llamera

-¿Es la vez que más cerca estuvieron de ganar en ocho años?

-Creo que sí. Al menos yo es la vez que más cerca me sentí en estos años de estar jugándoles de igual a igual. Para mí, por cómo estábamos jugando, podríamos haber entrado ganando por más de un gol, tranquilamente.

-¿Qué conclusiones sacan de esta temporada?

-Muchas cosas positivas. Encontramos un funcionamiento, un ritmo, jugamos a una velocidad que nos gusta, nos sentimos cómodos desde la primera vez que jugamos juntos con Hilario. Eso no es fácil. Creo que pusimos mucho, mucho esfuerzo: muchas reuniones, muchas prácticas. Eso dio fruto. Negativas, estar un poco más finos en los últimos dos partidos del año. Conseguir algún otro caballo, que siempre ayudan. Todos podemos mejorar un poco más la lista de caballos.

Conmoción en el polo: Nero y Mac Donough se van de La Dolfina; ¿qué hará Cambiaso?

-¿Qué opinás de lo que fue Palermo en general?

-Me pareció sobre todo que en las semifinales y en la final el referato cambió respecto de lo que venían cobrando. No entiendo por qué, no entiendo qué es lo que pasó. Creo que eso hizo que algunos partidos no sean tan buenos. Hubo partidos muy buenos, muy parejos, en la zona nuestra, en la otra, en la cancha 2. Hubo muchos equipos jugando bien, muchos jugadores que están creciendo mucho, que elevan su nivel, que invierten en caballos: Matías Torres Zavaleta, Jerónimo del Carril, Diego Cavanagh, Francisco Elizalde. muy, muy bien. Creo que no queda duda que dejó muchísimo que desear el estado de las canchas. Tenemos el mejor predio de polo del mundo, es nuestro, es de Argentina, es de la Asociación de Polo, y que las canchas se presenten así... es algo que hay que corregir. Sé que está todo el mundo pendiente, pero no veo que encuentren una solución. Con todo lo que hacemos los equipos, es una lástima jugar en canchas tan malas. Palermo es algo único. No hay un lugar así. Todo tendría que estar 10 puntos. No están las canchas, los alrededores. Le falta mucho para mejorar al predio de Palermo.

-¿Qué cosas cambiarías?

-Para mí tendría que jugarse de ocho equipos. Dos zonas de cuatro. Me parece mejor torneo, mejor nivel, sin fechas libres, menos partidos en las canchas. Lo vengo diciendo hace tiempo.

-¿Estás de acuerdo con las modificaciones de handicaps?

-Siempre hay controversias. Me parece que hay algunos muy bien. Muchos que han subido que le vienen poniendo garra, montándose, jugando bien al polo. Obviamente en lo personal me hubiese encantado que Gonzalito, por la temporada que tuvo, tranquilamente podría haber subido a 10 goles. A la mayoría le parecía lo más lógico. Tampoco es algo que nos vuelva locos.

-¿Cómo va a ser el polo después de La Dolfina? ¿Son candidatos a ganar Palermo 2021?

-Sinceramente no es algo que pensé ni me cambia mucho. Pienso en el equipo nuestro, estoy contentísimo con el equipo que tenemos, sé que podemos ganar estando enfrente La Dolfina o quien sea. Siento que si seguimos jugando al polo como jugamos este año, mejorando algunas cosas y con más caballos, siempre vamos a ser candidatos. Depende de nosotros.