El Abierto de Australia trae un coach de inteligencia artificial

Marcelo Gantman
·3  min de lectura

"Parece que Nick Kyrgios encontró a su entrenador en una aplicación", dice un conductor de la televisión australiana en el inicio de la entrevista. Del otro lado, en su oficina en Cupertino, California, está Swupnil Sahai CEO y cofundador de Swing Vision, una aplicación que permite analizar en tiempo real la calidad del juego del tenis desde un teléfono móvil. El conductor supone que para Kyrgios puede ser más sencillo lidiar con la inteligencia artificial de un sistema que con un entrenador; pero bromas al margen, el Abierto de Australia trae como novedad una alianza con una compañía tecnológica para llevar el tenis a otro nivel.

Sahai es un ingeniero especializado en inteligencia artificial que reportó directamente a Elon Musk trabajando para Tesla entre 2017 y 2019. Ese año reclutó talento de otras compañías como Cisco, Accenture y Apple para crear su propia empresa y una solución de inteligencia artificial, para que cualquier tenista profesional y amateur, haga un seguimiento de cada movimiento de un partido de tenis y analizarlo. Al grabar el video, el sistema se activa para detectar tipo de golpe, velocidad, eficacia de la ejecución, ubicación del jugador y la pelota, efectos; es decir, todo aquello que sucede en un match de tenis, que escapa en su totalidad al ojo humano y que puede ser utilizado para progresar en el juego o crear videos cortos con los mejores momentos de una tarde de tenis en el club.

Cómo funciona la aplicación que detecta cada tiro del tenis

Andy Roddick y James Blake respaldan el emprendimiento al ligar sus nombres a la difusión de la aplicación. Roddick tiene historia en vínculos con experiencias innovadoras en el tenis: en 2016 fue un pionero cuando comentó Wimbledon a través de Periscope, la plataforma de video asociada a Twitter, que será dada de baja definitivamente en marzo próximo. Ahora, Roddick y Blake, lanzan desafíos para los fanáticos del tenis que siguen el Abierto de Australia en redes sociales para que envíen sus videos de habilidades tenísticas utilizando la aplicación Swing Vision. De esta forma, el Abierto de Australia se vale de una solución tecnológica para crear un vínculo con los fanáticos del deporte con la generación de videos divertidos y una competencia internacional entre aficionados. El tenis reclama a los gritos esta clase de acciones en estos tiempos "tiktokeros".

Apple tiene por el momento la exclusividad de la aplicación: Sahai y su tripulación montaron la compañía en Cupertino, a solo 5 minutos del automóvil del cuartel general de la empresa fundada por Steve Jobs. Los desarrolladores esperan tener disponible la aplicación para Android hacia finales de 2021. El costo anual de la suscripción al sistema es de 120 dólares en la versión pro y 60 dólares para la amateur.

Andy Roddick desafía a los fanáticos con sus habilidades

El uso de la inteligencia artificial en sistemas que permiten el tracking de eventos y ejecuciones en el deporte aficionado tuvo su primera versión masiva con HomeCourt, una aplicación para básquet, también exclusiva para Apple, que tuvo como inversores entre otros a Mark Cuban (dueño de Dallas Mavericks) y a Steve Nash. Finalmente la NBA compró esa solución para hacerse de una base de datos de más de 25 millones de lanzamientos ejecutados por fanáticos del básquet de todos los niveles.

Ahora, junto con el Australian Open, asoma una solución similar que incluso tiene una sección donde entrenadores virtuales dan consejos para mejorar el juego. Nada reemplazará al profe de tenis, por supuesto. Pero el concepto "entrena por tu cuenta" también llegó al tenis. La tecnología en el deporte no permite que nadie se relaje.