Abierto de Australia 2021: el Covid acecha, el gobierno cierra la puerta y surgen posibles variantes

LA NACION
·5  min de lectura

Aunque restan dos meses para su fecha de comienzo, todavía no está claro el futuro del Abierto de Australia, primer Grand Slam de 2021. El abierto oceánico esquivó este año las esquirlas del Covid-19, al disputarse antes de la explosión de la pandemia, pero aún no es concreta su realización en la temporada próxima, al igual que la serie de torneos previos, que sirven también como preparación para la cita en el Melbourne Park.

Las autoridades admitieron "nuevos problemas" respecto de la llegada al país de las estrellas de los circuitos de la ATP y la WTA, después de que Tennis Australia -federación de tenis de aquel país y organizadora del Open- había solicitado una cuarentena atenuada para los jugadores; más concretamente, que tuvieran la posibilidad de entrenarse o hacer actividad física durante los 14 días obligados, y no estar confinados en una habitación de hotel. Pero el gobierno australiano dispuso la prohibición de entradas de extranjeros hasta fin de año, lo que frena el plan original de la mayoría de los tenistas -unos 500, más sus cuerpos técnicos- era llegar a principios de diciembre al estado de Victoria, y cumplir la cuarentena de 14 días con algunas prácticas.

Schwartzman-Zverev, por el Masters de Londres: el Peque perdió y quedó eliminado del torneo de Maestros

"Durante las discusiones con Tennis Australia, entendimos que surgieron nuevas dificultades sobre las fechas de arribo previstas para los jugadores y sus equipos", se leyó en un mensaje de la ATP enviado a los jugadores. Ese mensaje fue subido a las redes por el eslovaco Lukas Lacko, 193° del ranking masculino.

Este retraso, desde luego, pone en riesgo toda la organización, ya que la intención era empezar la gira 2021 el 1° de enero en Brisbane, Perth y Sydney, con la ATP Cup, jugar desde el 11 en Adelaida y Auckland, y empezar el Open australiano el 18 de enero. Desde la ATP aceptaron: "El inicio de la temporada 2021 es incierto y estamos trabajando para alcanzarles a los jugadores tan pronto como podamos el mejor programa posible".

Desde Londres, donde juega el Masters de Londres, Diego Schwartzman habló sobre cómo se ve esta situación dentro del circuito: "Por lo que sé, no creo que Australia se cancele. Hay una situación parecida a la que vivió el US Open, con muchas discusiones entre la organización del torneo y el gobierno de su país, y en eso la ATP y los jugadores quedamos afuera, porque hay situaciones de protocolos, decisiones de querer recibir extranjeros o no, y eso afecta a los torneos. La decisión de Australia fue no recibir extranjeros hasta el 1º de enero, y mantener la cuarentena de 14 días sin competir, quizás sí entrenar. Recién después del 14 de enero se podría jugar. Hay que ver qué pasa con los torneos de Sudamérica también. Estamos ahí, a la espera. La ATP decidió resguardar los puntos [para el ranking], y eso les da a los jugadores la decisión de ir o no, pero entiendo que la mayoría va a querer ir".

Schwartzman: "La ATP y los jugadores quedamos afuera. Hay situaciones de protocolos y decisiones de los gobiernos que afectan a los torneos"
Fuente: Archivo

La situación se complicó después de que las autoridades de Australia ordenaron este miércoles una nueva cuarentena de seis días en Victoria, en el sur del país, para contener una nueva ola del Covid-19 en Adelaida. El martes, unas 4 mil personas fueron puestas en aislamiento obligatorio, luego de detectarse 20 casos en Adelaida, todos vinculados a un hotel de esa ciudad. Hasta ahora, se registraron unas 900 muertes y un total de 28 mil contagios en Australia desde el inicio de la pandemia de coronavirus.

Daniel Andrews, premier del estado de Victoria, se mostró confiado en que el Abierto se pueda jugar, pero al mismo tiempo consideró: "Hubo algunos informes respecto de que ya estaba todo cerrado, que ya podrían jugar los torneos, y eso no fue así. Estamos trabajando muy de cerca, pero hay mucho todavía por hacer, sobre todo desde el punto de vista de la salud pública. Tenemos una tarea enorme por delante". El gobierno de Andrews afrontó una segunda oleada de casos de Covid-19 en su estado, y fue criticado por aplicar un toque de queda y estrictos confinamientos, pero las restricciones funcionaron. Victoria no ha registrado muertes o nuevos episodios de coronavirus en los últimos 19 días.

Por otro lado asoman los problemas económicos. Craig Tiley, director del Abierto australiano, le dijo a los diarios The Age y Sydney Morning Herald que deberán invertir más de 33 millones de dólares australianos en bioseguridad, un costo imprevisto. "Podemos mantener nuestras ganancias por transmisiones de TV, pero perderemos ingresos por merchandising, venta de entradas, y habrá menos ingresos por hospitalidad".

También desde Londres, el alemán Alexander Zverev amplió: "Hay que darle crédito a Tennis Australia y a Tiley (el director), creo que están haciendo lo mejor que pueden. Entiendo la cautela del gobierno de Australia. Si llegan 3000 personas por el tenis en pocos días, seguramente se registrarán algunos positivos, eso es indudable, así que entendemos que sean muy cuidadosos con esto". Y el doblista brasileño Bruno Soares, integrante del Council (Consejo de Jugadores) de la ATP sostuvo: "Si tenemos que llegar, estar en cuarentena y salir a jugar de inmediato, es peligroso para los jugadores. Si estamos obligados, lo haremos, pero es algo muy lejos de lo ideal. Sabemos que están tratando de conseguir las mejores condiciones para nosotros, para que nos podamos preparar correctamente. Tenemos que ser pacientes y dejar que en Australia hagan lo que tengan que hacer, y quizás tengamos un buen verano".

¿Cuáles son las variantes que surgen? Una, es postergar el torneo una semana; si el certamen tuviera que jugarse ya a principios de febrero, afectaría tanto a la gira sudamericana de canchas lentas como al tour europeo indoor de principios de febrero. Otra chance es jugar los primeros torneos en una burbuja a puertas cerradas, como se hizo con el Masters 1000 de Cincinnati, que se disputó en la misma sede del US Open dos semanas antes. Incluso, los torneos de Adelaida y Auckland, en vez de jugarse antes, podrían realizarse después del primer Grand Slam del año.

Mientras, las negociaciones continúan, y mientras en Londres se juega el último torneo del año, aún no hay ninguna certeza sobre dónde y cuándo empezará la gira 2021 del tenis.