Abebe Bikila, la leyenda que ganó un maratón descalzo

Yahoo Deportes
Abebe Bikila / Foto: Getty Images
Abebe Bikila / Foto: Getty Images

Hay atletas que nacen para competir y hay otros que nacen para hacer historia. Abebe Bikila es una leyenda que significó el nacimiento de África a nivel deportivo. El etíope hizo de las carreras de fondo una inspiración para un país gracias a una consagración histórica en particular que este 10 de septiembre cumple 58 años.

En 1956, Bikila vio un desfile de etíopes participantes en los Juegos Olímpicos de Melbourne (1956) frente al emperador Haile Selassie I. Allí le embargó el orgullo nacional y decidió en ese entonces, con 25 años, que debía dedicarse a correr maratones. A pesar de romper algunas marcas nacionales, Bikila no fue seleccionado para participar en los Olímpicos de Roma (1960); sin embargo, la lesión inoportuna de un compañero jugando fútbol hizo que entrara al final. Nada es casual. Nunca.

Ya instalado en la capital italiana, Bikila sorprendió a todos los presentes por su dominio en las calles empedradas, pero no por la distancia que le sacaba a sus rivales, sino porque lo hacía descalzo. En su momento, Adidas (sponsor olímpico) le ofreció zapatillas, pero le incomodaban, por lo que decidió hacerlo con los pies desnudos. Algo inédito e insólito para ese entonces y ni hablar para hoy en día. El resultado final: récord mundial (2 horas 15 minutos y 16 segundos) y primera presea dorada para el continente africano en unos Juegos. Y lo hizo pasando justo antes frente al obelisco de Axum, que Benito Mussolini robó a Etiopía en 1937.

Abebe Bikila / Foto: Getty Images
Abebe Bikila / Foto: Getty Images

Cuatro años después, y con zapatillas eso sí, Bikila llegaba diezmado a los Olímpicos de Tokio. De hecho, el campeón defensor fue operado mes y medio antes de apendicitis. Pero los tocados con la varita están destinados a hacer historia y esta vez no fue la excepción. Bikila bajó 3 minutos su marca anterior y logró su segunda medalla de oro olímpica consecutiva, algo que únicamente ha podido repetir Waldemar Cierpinski (1976-1980).

El poderío físico del etíope era tal que él mismo contaba que durante la década de los sesenta, para no aburrirse durante los entrenamientos, cazaba aves y mamíferos a un paso tranquilo, pues ningún animal es capaz de aguantar 42 kilómetros sin descansar.

Abebe Bikila / Foto: Getty Images
Abebe Bikila / Foto: Getty Images

Solo el clima le puso fin a su reinado. En los Juegos Olímpicos de México 1968, Bikila no aguantó el ‘mal de altura’ de la capital azteca y tuvo que retirarse antes de completar medio maratón. Fue la última ocasión que se le vio competir.

Un año después, el popular atleta sufrió un accidente automovilístico cerca del estadio Adís Abeba que lo dejó parapléjico y en 1973, debido a un derrame cerebral, falleció. El miembro de la Guardia Imperial Haile Selassie fue despedido por más de 65 mil personas y el emperador mismo. Posteriormente, dicho escenario deportivo llevó su nombre.

Bikila murió muy joven, con apenas 41 años, pero su legado quedará por siempre en la historia del deporte y en el corazón de todos los africanos.

También te puede interesar:

Una estampida antes del partido entre Madagascar y Senegal deja un muerto y 37 heridos

La imagen más tierna de Brasil: Mamá le narra partido a su hijo ciego

Lluvia de dólares desde un helicóptero en un partido en Las Vegas


 

 

Qué leer a continuación