A las mujeres sí se les parte el corazón: verdades y mitos sobre la salud cardiovascular femenina

Yahoo Noticias
Las mujeres tienen menos probabilidades de recibir una aspirina o un bloqueador beta en las 24 horas siguientes a un ataque al corazón, que es uno de los protocolos básicos para el tratamieto de infartos. (Imagen Getty)
Las mujeres tienen menos probabilidades de recibir una aspirina o un bloqueador beta en las 24 horas siguientes a un ataque al corazón, que es uno de los protocolos básicos para el tratamieto de infartos. (Imagen Getty)

Cuando mi abuela materna tuvo un ataque al corazón a los 52 años todos quedaron anonadados. ¿Cómo era posible que una mujer relativamente joven sufriera un infarto que puso en peligro su vida? se preguntaban amigos y familiares cuando se enteraban de la noticia.

Los factores de riesgo estaban a la vista. Mi abuelita era una mujer sedentaria y obesa, luego de parir 13 hijos y dedicarse exclusivamente al trabajo del hogar.

Seis años antes mi abuelo había muerto de un infarto. Era un hombre de 61 años delgado y alegre. Y aunque todos lloraron su muerte, su súbita partida no fue considerado un episodio extraordinario. Después de todo, era bien sabido que los hombres podían morir del corazón.

Cuarenta y cinco años después de estos tristes episodios de mi vida familiar, persiste la errada percepción de que las mujeres tienen menos riesgos que los hombres de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Con la idea de combatir la desinformación con datos confiables, los doctores Noel Bairey Merz y Martha Gulati, hablaron con un grupo de periodistas sobre las verdades y los mitos acerca del corazón y el sistema circulatorio de las mujeres.

Ambos son autoridades en la materia. Merz es director del Instituto de Cardiología para Mujeres del Centro Medico Cedars-Sinai en Los Angeles, y Gulati es la jefa de Cardiología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Arizona. Y el resumen de su conferencia fue publicado en  Journalist´s Resource.

Mito 1: La enfermedad cardiovascular es una enfermedad de hombres

Realidad: Las mujeres y los hombres tienen probabilidades similares de padecer una enfermedad cardiovascular.

Casi la mitad de las mujeres en Estados Unidos, alrededor de 60 millones, tiene alguna enfermedad circulatoria, como hipertensión, afecciones coronarias, infartos, derrames, según las datos más recientes de la Asociación Estadounidense del Corazón.  Mientras que un número similar de hombres, 61,5 millones, han sido atendidos por los mismos motivos.

En contraste, una enfermedad que acapara la atención de los medios como el cáncer de mama afecta al 12% de las estadounidenses, es decir, a unas 3,5 millones de mujeres.

 

MITO 2: Las mujeres no mueren de una enfermedad del corazón tanto como los hombres

REALIDAD: Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en Estados Unidos en ambos sexos. En 2017, 418.655 mujeres y 440.460 hombres murieron por un problema cardíaco.

 

MITO 3: La enfermedad cardiovascular de la mujer luce igual que la del hombre

REALIDAD: Bairey Merz dijo que las investigaciones han demostrado que las enfermedades cardiovasculares de las mujeres generalmente lucen diferente a la de los hombres. Por ejemplo, las placas que se forman en las paredes de las arterias de las mujeres tienen un aspecto distinto al de los hombres y también el impacto que tienen las placas sobre las arterias es distinto.

Esas diferencias son importantes. El diagnóstico de los ataques cardíacos de las mujeres necesitan de un estudio sanguíneo más exhaustivo porque sus corazones suelen ser más pequeños y liberan menos cantidades de troponina, una proteína que es liberada por el organismo cuando el músculo del corazón ha sufrido daños.

El no tomar en cuenta esa singularidad de la anatomía femenina podría explicar por qué en algunas ocasiones existe retraso en el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares en las mujeres. Y también por qué muchas veces los investigadores no diferencian suficientemente los estudios que realizan a hombre y mujeres.

MITO 4: Los hombres y las mujeres reciben el mismo tratamiento

REALIDAD: Los hombres tienen más probabilidades que las mujeres de recibir atención médica que se adhieran a las normas establecidas para el tratamiento de enfermedades cardiovasculares. La doctora Gulati preguntó "¿Cuándo una mujer tienen un infarto, la tratamos igual que a un hombre? La respuesta corta es que no".

MITO 5: Las mujeres que sufren ataques al corazón dicen tener síntomas "atípicos" como dolor de estómago, dolor en la mandíbula, palpitaciones, en vez de los síntomas "típicos" de los hombres, como dolor, presión o rigidez en el pecho.

REALIDAD: Las investigaciones muestran que las mujeres en realidad suelen tener síntomas típicos pero también enumeran una lista más larga de malestares.

Un estudio de 2018 indicó que un porcentaje similar de hombres y mujeres (89,5% y 87%) dijo haber sentido dolor de pecho al buscar ayuda por un infarto al miocardio. Pero las mujeres eran más propensas a reportar tres o más síntomas adicionales que los hombres.

Por otra parte, tanto los médicos como las propias mujeres tendían menos a relacionar los síntomas con un problema cardíaco. Por ejemplo, las mujeres tienden a achacar sus síntomas al estrés y la ansiedad. La mitad (53%) de las mujeres infartadas dijeron al personal sanitario que no creían que el problema estaba relacionado con el corazón, mientras que sólo el 37% de los hombres desestimó esa posibilidad.

 

Qué leer a continuación