A los 46 años, Adolfo Cambiaso empieza a dominar el polo extranjero con su hijo de 15: por novena vez ganó el Abierto de Estados Unidos

Xavier Prieto Astigarraga
·6  min de lectura
Scone, campeón del Abierto de Estados Unidos con Mariano González (h.), "Poroto" Cambiaso, Adolfo Cambiaso y el patrón David Paradice; en la final superó por 14-13 a Park Place, el equipo de Hilario Ulloa y Juan Britos.
US Polo Association

Dos mil dieciocho fue un año de quiebre para la familia polera Cambiaso. Adolfo empezó a compartir equipo con su hijo. No en meras prácticas en canchas domésticas: en campeonatos de cierta relevancia, profesionales. El primer impacto fue en Estados Unidos, por la Copa Sterling, de 20 goles, y se coló un tercer miembro del clan, Mia, que jugó como suplente la final. Luego, padre e hijo ganaron el menos glamoroso pero más combativo Abierto de Washington, en el sur de Córdoba. Y al poco tiempo, Poroto le daba la mano a la reina Isabel II como campeón de la Copa Royal Windsor. Era flaquito. Un niño: tenía 12 años.

Hoy es flaco, pero mucho más alto (incluso más que Adolfo) y ya adolescente. Crece en edad, en tamaño y en juego. Ahora es un polista importante, de ¡8 goles! en la Argentina a sus 15 años, y su conteo de trofeos se activa bastante seguido. El logro más reciente, conseguido este domingo, es de los grandes en este deporte: el Abierto de Estados Unidos, el certamen más importante de América fuera del país que domina el polo, el país de los Cambiaso. Ése cuya bandera llevan en sus cascos.

Adolfo y Poroto Cambiaso, referentes del polo argentino.
Adolfo y Poroto Cambiaso, referentes del polo argentino.


Adolfo y Poroto Cambiaso, referentes del polo argentino.

Scone, el conjunto que compartieron con un joven compatriota, Mariano González (h.), y el patrón David Paradice, se coronó en la culminación de la Triple Corona de Palm Beach con un 14-13 sobre Park Place. Un muy fuerte rival, liderado por el batallador Hilario Ulloa y el dúctil Juan Britos. Tan buen rival que fue una piedra en el zapato para los Cambiaso y compañía: se encontraron en los playoffs de los tres torneos y siempre la diferencia final en el marcador fue de un gol.

Golazo de Cambiaso

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En la definición por el trofeo C. V. Whitney festejó Park Place (11-10), en una semi por la Copa de Oro de la Asociación de Polo de Estados Unidos (USPA) ganó Scone (9-8), y este domingo los Cambiaso y González se llevaron el bueno, con un resultado que sugiere más incertidumbre en el desenlace que la que hubo: el campeón vencía por 14-9 a cinco minutos del cierre.

Príncipe Felipe. Un fanático de las mollejas y su vínculo con los polistas argentinos

No podía confiarse, de todos modos. Ulloa, Britos y compañía venían de dar vuelta asombrosamente la semifinal contra La Indiana con un 5-0 parcial en el último chukker (14-13). Y menos con el antecedente de 2018 en el que Ulloa encabezó la sorpresa más grande de los últimos tiempos en el polo mundial: la victoria sobre el dream team de Adolfito y de Facundo Pieres en la final del... Abierto de Estados Unidos, cuando los dos cracks estaban a un triunfo de conquistar la Triple Corona.

Ulloa une dos virtudes no tan comunes en un mismo deportista: es un guerrero y es un talentoso. Ahora, en la temporada de Buenos Aires juega por Ellerstina, el archirrival de La Dolfina, club de los Cambiaso. En 2020 les ganó la definición del Abierto de Tortugas, cuando Poroto hacía reemplazos en el equipo de alto handicap de Cañuelas.

Tanto de Ulloa para acercar a Park Place

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Con esos antecedentes del año pasado en la Argentina y de éste en Estados Unidos, Adolfo y Adolfo encararon la final en International Polo Club Palm Beach con lo que pareció ser un plan: adormecer al adversario en los primeros dos chukkers (4-4) y acelerar al principio del tercero (7-4). A partir de entonces, Scone dominó el tanteador: 9-5 a mediados del cuarto, 11-8 en el cierre del quinto y penúltimo, y el citado 14-9 a falta de cinco minutos. Pero tan bueno es Park Place que a partir de entonces estableció una corrida de 4-0 y se puso 13-14. Claro que el gol postrero ocurrió en el último segundo. No hubo más tiempo para el cuarteto azul en pos de la épica. Habría escrito esa otra historia si no hubiera desperdiciado cinco ocasiones claras de gol y dos penales de 60 yardas.

Adolfito y el patrón australiano David Paradice, una sociedad deportiva nueva y ya exitosa.
US Polo Association


Adolfito y el patrón australiano David Paradice, una sociedad deportiva nueva y ya exitosa. (US Polo Association/)

“Acá estamos, de festejo. Contentos. Imaginá: hace diez años no habría pensado que estaría jugando una final del US Open. Y ahora, Copa de Oro, Gold Cup... Se me han dado muchas cosas, así que estoy recontento. Ya con jugar la final estaba chocho”, comentó a LA NACION Adolfo Cambiaso, monarca polístico de Estados Unidos por novena vez. El asombro del propio Dolfi responde a sus 46 años, cumplidos este viernes. A esa edad y con estos compañeros, eligió actuar como último hombre: el back tiene más panorama, puede habilitar con largos pases a los delanteros y sufre menos desgaste físico por zafar de la fricción del mediojuego. “Creo que jugamos bien y se ganó bien”, opinó.

Cambiaso se llevó todos los premios posibles: al jugador más valioso (MVP) y los de los mejores ejemplares de la final (Greta Libélula), del torneo (Lovelocks Camusericht), la Triple Corona (ídem), la temporada (ídem) y Polo Argentino de la final (Dolfina María). En el momento de gloria no se olvidó de un ser querido que está pasando un momento duro, el preparador físico Juan Carlos Menchón. “Se lo dedico a Paidu, mi profe, que no pudo venir”, subrayó por escrito, con dos iconos de pares de manos juntas, como en oración.

Murió Marcos Uranga, el argentino que cambió el mapa mundial del polo

El Abierto de Estados Unidos fue hasta hace pocos años el certamen más grande fuera de la Argentina, cuando tenía un límite de 26 tantos de handicap por equipo. Cuando la USPA decidió bajarlo a 22 para que hubiera más patrones dispuestos a participar y el torneo no fuera tan exclusivo para billeteras ilimitadas, quedó a la par de las mejores competencias del circuito inglés (22), pero éste hoy por hoy lo aventaja en calidad, caballos, organizaciones. Sin embargo, el Abierto de Estados Unidos puede ser considerado en el podio de los campeonatos no argentinos, junto al Abierto Británico y la Copa de la Reina.

Novena conquista del Abierto de Estados Unidos para Adolfo Cambiaso y primera para sus tres compañeros.
US Polo Association


Novena conquista del Abierto de Estados Unidos para Adolfo Cambiaso y primera para sus tres compañeros. (US Polo Association/)

Unidos, Adolfo y su homónimo ya obtuvieron dos de ellos (los abiertos). Su lista de conquistas ya incluye aquella Copa Sterling (20 goles) de 2018, la Royal Windsor (15) 2018, el Abierto de Washington 2018, San Jorge (30) 2019, el Abierto Británico (22) 2020, la Copa Sterling 2021, la Copa de Oro de la USPA (22) 2021 y este Abierto de Estados Unidos (22). Ya no sorprenden. Más bien, comienzan a ser dominantes en el alto polo profesional extranjero. El papá lo mira por otro lado. De su Poroto dice: “Una felicidad. Que siga mejorando y aprendiendo”.