Un 29 % de víctimas civiles más en Afganistán en el primer trimestre de 2021

Agencia EFE
·2  min de lectura

Kabul, 14 abr (EFE).- El número de víctimas civiles en el conflicto afgano aumentó un 29 % en el primer trimestre de 2021 frente al mismo periodo del año pasado, a pesar del proceso de paz en curso que debía haber reducido la violencia en el país, informó este miércoles la misión de la ONU en Afganistán (UNAMA).

El informe de la UNAMA documentó un total de 1.783 víctimas civiles (573 muertos y 1.210 heridos), en los enfrentamientos entre enero y marzo, un incremento del 29 % que se atribuye a los combates terrestres, a artefactos explosivos improvisados (IED) y a los asesinatos selectivos que se producen casi a diario.

Solo esos ataques selectivos, dirigidos principalmente contra activistas, académicos, periodistas o políticos, se corresponden con el 19 % de las víctimas totales (177 muertes y 160 heridos).

El documento muestra además una particular preocupación por el aumento del 37 % en el número de mujeres muertas y heridas, a lo que se suma un incremento del 23 % en las víctimas infantiles, en comparación con las cifras del primer trimestre del año pasado.

"El número de civiles afganos muertos y mutilados, especialmente mujeres y niños, es muy preocupante. Ruego a las partes que encuentren de manera urgente un modo de detener esta violencia", indicó la representante especial de la ONU para Afganistán, Deborah Lyons.

En concreto, el 61 % de las víctimas civiles fueron achacadas a grupos antigubernamentales en el país, de ellos el 43 % se corresponden a los talibanes, el 5 % al grupo yihadista Estado Islámico (EI) y el resto, el 12,5 %, a grupos indeterminados.

Por su parte, las fuerzas gubernamentales estuvieron detrás del 27 % del total de víctimas civiles durante el primer trimestre, mientras que el 12 por ciento restante fueron causadas por disparos cruzados que no se atribuyeron a ningún grupo.

Este incremento se produce en el transcurso de las conversaciones de paz entre el Gobierno afgano y los talibanes, que comenzaron el pasado 12 de septiembre en Catar y cuyo objetivo persigue poner fin de manera dialogada a casi dos décadas de guerra en Afganistán, que comenzó en 2001 tras el derrocamiento de los talibanes con la invasión estadounidense.

Sin embargo, en los seis meses comprendidos entre octubre de 2020 y marzo de 2021, la UNAMA registró un aumento del 38 % en las víctimas civiles en comparación con el mismo período del año anterior.

"Hay que aprovechar todas las oportunidades posibles para la paz. Si los niveles de violencia no se reducen de inmediato, miles de civiles afganos seguirán siendo asesinados y heridos en 2021", concluyó Lyons.

(c) Agencia EFE