29-23. Brasil se despide prácticamente de los cuartos

Agencia EFE
·2  min de lectura

Madrid, 21 ene (EFE).- La selección brasileña se despidió prácticamente de cualquier opción de acceder a los cuartos de final del Mundial de Egipto, tras caer este jueves por 29-23 ante una Hungría que sigue contando sus encuentros por victorias.

Una derrota que se vio agravaba por la lesión del lateral Jose Toledo, que abandonó la pista a los trece minutos en camilla, tras dañarse la rodilla izquierda.

Circunstancia que mermó todavía más si cabe al conjunto brasileño, que ya arrancó el torneo lastrado por las importantes bajas a causa del coronavirus del extremo Felipe Borges y el especialista defensivo Thiagus Petrus, que ni tan siquiera pudo viajar a Egipto.

Sin la presencia de Toledo el ataque brasileño quedó reducido prácticamente a las aportaciones del lateral del Barcelona Haniel Langaro, que cerró el choque con ocho dianas.

Argumento insuficiente para contener a un conjunto magiar que concluyo con cinco goles de ventaja (16-11) un primer tiempo, en el que Hungría volvió a demostrar su amplia variedad de recursos.

Y es que esta Hungría, donde el español Chema Rodríguez, pese a ser oficialmente el segundo entrenador, ejerce realmente de primero, no se reduce al sensacional Bence Banhidi, que volvió a postularse al título de mejor pivote del Mundial con sus cinco goles y el dominio absoluto que ejerció sobre la línea de seis metros.

Si Banhidi resultó imparable para los defensores brasileños, no menos problemas tuvieron los sudamericanos para contener al central Mate Lekai o al joven lateral Dominik Mathe, que a sus apenas 21 años, volvió a dejar detalles de su prometedor futuro.

Sin olvidar, como no, al portero Roland Mikler, que con sus quince paradas acabó con cualquier posibilidad de remontada de Brasil, que esta misma noche podría quedar matemáticamente fuera de la carrera por los cuartos de final si España logra vencer a Alemania en el último duelo de la jornada.

(c) Agencia EFE