Los 22 futbolistas que improvisó River en su historia como arqueros

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Martín Demichelis el 28 de abril de 2002 y el recordado partido ante Racing, en el que tuvo que reemplazar a Comizzo tras la expulsión; Pipino Cuevas terminó metiendo un gol legendario y el Millonario ganó
Martín Demichelis el 28 de abril de 2002 y el recordado partido ante Racing, en el que tuvo que reemplazar a Comizzo tras la expulsión; Pipino Cuevas terminó metiendo un gol legendario y el Millonario ganó

Un hecho histórico. Por primera vez en la era profesional, River jugará con un arquero improvisado. La negativa de la Conmebol a la solicitud de la habilitación de los juveniles Alan Leonardo Díaz y Agustín Gómez para atajar frente a Independiente Santa Fe, de Colombia, por la quinta jornada del Grupo D, de la Copa Libertadores, desencadenó esta situación sin antecedentes. El brote de Covid-19 que estalló en el plantel que dirige Marcelo Gallardo, con los guardavallas Franco Armani, Enrique Bologna, Germán Lux y Franco Petroli entre los integrantes de la lista de 20 jugadores contagiados, el detonante de la rareza que marcará un hito en Núñez.

Para encontrar el recuerdo más cercano de un jugador de campo ocupando el arco de River hay que remitirse al domingo 28 de abril de 2002, una tarde en la que se escribió una página inolvidable en el Monumental. Los millonarios recibían a Racing y Ángel Comizzo fue expulsado por el árbitro Daniel Giménez, por una agresión a Carlos Arano, después que el juez sancionara una falta de Juan Pablo Raponi. Con un tiro libre a favor de la Academia, el defensor Martín Demichelis se colocó el buzo y los guantes, porque Ramón Díaz había agotado los cambios; la jugada derivó en un rebote en la barrera, tras un remate de Claudio Úbeda, y un contraataque que descubrió a Nelson Cuevas en una corrida de ensueño para eludir a Gustavo Campagnuolo y anotar con el arco vacío. Un ajustado triunfo 1-0, un éxito que encaminó a los millonarios a ganar el torneo Clausura 2002.

Pero también existieron otros nombres que ante la urgencia tomaron la responsabilidad de convertirse en arqueros. En 1998, tras la expulsión de Roberto Bonano, el colombiano Juan Pablo Ángel lo hizo durante 20 minutos frente a Deportivo Español; recibió un gol de Walter Parodi y River goleó 4-1. Dos años antes, en Rosario, el uruguayo Gabriel Cedrés ocupó el puesto luego de la tarjeta roja a Germán Burgos, tras una descalificadora patada a Bustos Montoya, cuando Central ganaba 2-1 en el Gigante de Arroyito. Lo extraño de ese caso fue que el juvenil Joaquín Irigoytía estuvo a punto de ingresar, pero el charrúa finalmente tomó el buzo y sin guantes se paró en el arco.

Di Stéfano, arquero; atajar un penal y el comodín

Las curiosidades se acumulan y aparecen nombres que dejaron una huella imborrable. En el superclásico de 1949, Amadeo Carrizo recibió un golpe y quedó sin aire, por lo que salió del campo de juego para ser atendido. La imposibilidad de ensayar modificaciones –en 1959 se pusieron en práctica- provocó que Alfredo Di Stéfano se convirtiera en el arquero, puesto que ocupó por ocho minutos y en el que no recibió goles. Carrizo se recompuso, regresó a la cancha y River ganó 1-0 con tanto de Ángel Labruna.

Alfredo Di Stéfano, una leyenda del fútbol mundial, atajó durante ocho minutos en un superclásico, en 1949
Wikipedia


Alfredo Di Stéfano, una leyenda del fútbol mundial, atajó durante ocho minutos en un superclásico, en 1949 (Wikipedia/)

Una década más tarde, Carrizo volvió a ser protagonista de la historia: Amadeo fue expulsado ante Atlanta y el zaguero Julio Nuin tomó la responsabilidad. No era una jugada cualquiera, ya que la agresión que le costó la tarjeta roja a Carrizo –le arrojó la pelota en el rostro a Mario Griguol- derivó en un penal para el Bohemio: con el resultado 0-0, el remate de Norberto De Sanzo fue atajado por Nuin, que se convirtió el 27 de julio de 1959 en el primer jugador de campo en detener un penal. River cayó 1-0 y Griguol fue el autor del gol.

Todo un récord enseña Fabián Basualdo, que atajó en tres partidos y reemplazando a tres arqueros distintos. En dos oportunidades logró mantener la valla invicta, aunque River cayó en los tres juegos. El “estreno” fue en 1990, en la derrota 2-1 con Argentinos, luego de la lesión de José Miguel; ese mismo año, tras la expulsión de Oscar Passet ante Vélez repitió la experiencia, aunque Esteban González anotó para el triunfo del Fortín, por 2-1. En 1992, con San Lorenzo, en el Monumental, el rosarino suplantó a Comizzo, que fue expulsado; el Ciclón ganó 1-0.

De delantero a arquero en 1909

Durante el amateurismo, River protagonizó un caso similar al de esta noche en el Monumental. Fue durante dos partidos, aunque uno de ellos resultó un amistoso. Delantero del equipo que logró el ascenso en 1908, Julio José Abaca Gómez atajó frente a Porteño y más tarde ante Argentino de Quilmes, por el torneo. La experiencia fue un éxito, apenas recibió un tanto en las goleadas 5-1 y 5-0.

Durante la era amateur, en otras cinco oportunidades se repitió el suceso: Arturo Chiappe y Francesco Priano, ambos en 1909; Nicolás Rofrano (1919) y Juan Magrini (1926); en 1929, en un mismo partido, atajaron el volante Alejandro Giglio y el delantero José Granara Costa.

Llegó el profesionalismo, aunque el reglamento continuó como una barrera hasta que se incorporó el cambio. Por ese motivo, era común que ante la lesión del arquero, el mismo pasara a desempeñarse como jugador de campo y un compañero tomará el puesto. En 1933, Vicente Ruscitti ocupó el arco en lugar de Ángel Bosio, que actuó como wing. Tres años después, Bosio debió ser sustituido por Bruno Rodolfi. ¿La particularidad? Las dos veces el rival fue Platense.

Renato Cesarini acompaña a José Manuel Moreno; en River, donde fue jugador y técnico, el Maestro fue un arquero improvisado en dos oportunidades
Museo River


Renato Cesarini acompaña a José Manuel Moreno; en River, donde fue jugador y técnico, el Maestro fue un arquero improvisado en dos oportunidades (Museo River/)

Renato Cesarini llegó a atajar en River: “debutó” el 16 de mayo de 1937 tomó el puesto de Sebastián Simi, que dejó el arco y se convirtió en atacante en el encuentro con Huracán. El 4 de julio, suplantó a Arsenio López, frente a Gimnasia y Esgrima La Plata. Otros arqueros improvisados fueron Héctor Ferrari (1948 y 1952); Héctor De Bourgoing y Oscar Mantegari, en el mismo partido por la Copa Suecia 1958.

De Amadeo al Pato

En el campeonato de 1950 y ante Chacarita, Amadeo Carrizo sale lesionado –un golpe en el brazo- apenas comenzado el segundo tiempo y Manuel Barbeito toma la posición; Amadeo volvió al campo de juego 18 minutos después, pero ¡como delantero!

Amadeo Carrizo, arquero icónico de River, realizó el camino inverso: por lesión, pasó de guardameta a wing en un partido con Chacarita en 1950
Amadeo Carrizo, arquero icónico de River, realizó el camino inverso: por lesión, pasó de guardameta a wing en un partido con Chacarita en 1950


Amadeo Carrizo, arquero icónico de River, realizó el camino inverso: por lesión, pasó de guardameta a wing en un partido con Chacarita en 1950

Dos veces Ubaldo Fillol fue expulsado y reemplazado por un jugador de campo. En el Metropolitano 1976, ante Gimnasia y Esgrima, Ricardo Lazbal se calzó el buzo, y en el Nacional 1978, José Luis Pavoni fue quien actuó de arquero, cuando el Pato recibió la tarjeta roja frente a San Martín, de Mendoza.