El "capitán" Cappuccio y su pizarra de las páginas escritas

Agencia EFE
·3  min de lectura

Montevideo, 7 abr (EFE).- Era octubre de 2020. Faltaba poco para que se disputara la final del Torneo Apertura uruguayo y el técnico del Rentistas, Alejandro Cappuccio, dejó un claro mensaje a sus jugadores en una pizarra: "Tenemos la hermosa oportunidad de hacer historia".

Horas después, seis de esas palabras estaban tachadas y una nueva había aparecido para que el texto fuera ese que todos los deportistas quieren escuchar en algún momento de su carrera: "Hicimos historia".

Ese día, el 'bicho colorado' venció al Nacional por 0-1 con un tanto de Gonzalo Vega, consiguió su primer título en la Primera División pocos meses después de ascender y se ganó el derecho a luchar por conseguir el premio mayor.

No obstante, este miércoles, en la final del Campeonato Uruguayo, la cosa cambió. Los dos equipos volvieron a encontrarse 175 días después y el tricolor ganó el encuentro de vuelta (0-1) de igual forma que había hecho tres días atrás en la ida (3-0).

"Ale deja de ser El Capitán del barco!! Muchas gracias a vos y a todo el cuerpo técnico por llevar a @RENTISTASAD a lo más alto!! Éxitos!!". Con este escueto pero significativo tuit, el Rentistas decía adiós a su técnico nada más terminar el encuentro.

Esta vez, en el Complejo Rentistas, la cancha en la que quiso cerrar la temporada pese a no tener a sus hinchas en las gradas, Cappuccio no pudo gritar y abrazarse feliz con sus colaboradores. Tampoco fue manteado por sus pupilos como aquella noche sobre el césped del histórico Estadio Centenario.

Sin embargo, igual que siempre, el técnico alzó su voz una y otra vez para alentar a sus futbolistas y corregir cada detalle necesario.

Con el 0-0 en el marcador, un cabezazo del argentino Gonzalo Bergessio se convirtió en el primer tanto de la tarde y generó un reclamo del entrenador del 'bicho colorado', quien tuvo que irse expulsado.

Pese a la desventaja, el Rentistas no dejó de intentarlo y fue al frente una y otra vez con su plantilla repleta de juveniles, esa que debió tomar la posta cuando varias de las figuras salieron al exterior.

Cristian Olivera, Maximiliano Falcón, Alexis Rolín, Santiago Romero, Matías Abisab, Renato César y Robert Ergas fueron vendidos y no pudieron estar ni en el Torneo Intermedio ni en el Clausura, donde el equipo terminó en la última posición tras sumar apenas dos victorias en 15 encuentros disputados.

Tampoco se hicieron presentes en la semifinal del Campeonato Uruguayo, donde el 'bicho colorado' se midió con el Liverpool, que partía como gran favorito tras ganar el último torneo del año.

"Vamos por otra ilógica victoria", dijo Cappuccio a Efe antes de ese encuentro, y ese triunfo se convirtió en una nueva realidad luego de que su equipo jugara 75 minutos con diez futbolistas y se impusiera en los penaltis.

Allí también apareció la pizarra con otro mensaje claro: "Tenemos la hermosa posibilidad de escribir una página más en la historia del club".

Y vaya si la escribió. Ese triunfo no solo clasificaba al Rentistas a la final del Campeonato Uruguayo contra Nacional, sino que lo metía por primera vez en su historia en la Copa Libertadores. Todos los futbolistas rubricaron con tinta roja sobre el fondo blanco aquella sentencia histórica que trascendió en una imagen.

De esa forma, Cappuccio, quien además de entrenador es abogado y notario, profesión a la que dedica la mitad de su jornada, esta vez no ha podido celebrar.

Sin embargo, seguramente el entrenador se retiró del campo orgulloso por lo que sus jugadores lograron a lo largo de una temporada en la que el Rentistas acabó segundo, un puesto que muchos equipos no quieren ocupar, pero del que el 'bicho colorado', gran revelación de la campaña, debe sentirse orgulloso.

A él le esperan nuevos rumbos y a nadie escapa que podría fichar por un 'grande'. Allá, sin duda, 'el capitán' Cappuccio llevará también su pizarra de las páginas escritas.

(c) Agencia EFE