El negocio de diagnosticar el coronavirus por libre en España

Yahoo Finanzas

Desde que se conocieron los primeros casos de coronavirus en China, algunas empresas y sectores se han posicionado en primera línea por sus expectativas de negocio. Es el caso de empresas farmacéuticas y biotecnológicas que están investigando vacunas o proveedores de servicios de teleconferencias, educación online y entretenimiento, que ayudan a llevar la situación mejor y tratar de mantener el ritmo de trabajo y estudio a distancia.

Uno de los factores que más alarma está creando estos días es la situación de colapso en los centros sanitarios españoles por miedo a contraer la enfermedad o contagiarse.

A pesar de no haberse encontrado de momento la cura al Covid-19, existen pruebas de diagnóstico para detectarlo y así evitar el contagio. La medida más importante para contener la epidemia es aumentar estas pruebas y su calidad, ya que en España los tests no tienen firmeza, lo que ha provocado un número indeterminado de casos sin diagnosticar y la propagación del virus e indicios de transmisión comunitaria.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

Artículos relacionados:

Tubo de muestra de sangre positivo con COVID-19
Tubo de muestra de sangre positivo con COVID-19

Tras la declaración este fin de semana del estado de emergencia, los casos de coronavirus son ya más de 9.000 en España. Los hospitales y centros de salud se encuentran al límite en muchas posibilidades. Por eso cada vez son más los centros sanitarios privados que permiten a cualquier persona hacerse los tests para detectar si padece el Covid-19, a pesar de las indicaciones de Sanidad que exigen primero pasar el filtro a través teléfono habilitado para casos sospechosos. Previo pago, claro.

Empresas dedicadas a los análisis clínicos ya han empezado a comercializar tests a domicilio. Entre ellas Synlab, Laboratorios Echevarne y, próximamente, Eurofins-megalab. Estas pruebas ‘por libre’ solo podrán realizarlas aquellas personas que se encuentren asintomáticas en relación al virus, que no hayan viajado a zonas de riesgo o haber estado en contacto estrecho con un caso positivo. En caso contrario, pasan a manos del protocolo de la salud pública.

El test de Synlab dura entre 20 y 25 minutos y cuesta 150 euros, lo que triplica el coste estimado de la prueba en la sanidad pública, mientras que el de Echevarne se proporciona por 140 euros. Los resultados tardan en llegar entre uno y tres días.

Echevarne participa en este negocio del diagnóstico ofreciendo un kit a domicilio y es el paciente que se somete al test el que se realiza la prueba, el laboratorio especializado en análisis clínicos solo actúa de proveedor. Una vez hecho el diagnostico, un mensajero recoge las pruebas y se obtienen los resultados en tres días. Eurofins-megalab prevé durante esta semana sumarse a estos laboratorios privados y ofrecer la prueba para detectar el coronavirus por 140 euros.

El brote del Covid-19, ya considerado como pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS), está poniendo a prueba el sistema sanitario español, que se encuentra ante una situación de dificultades y caos para dar abasto por la falta de recursos y la incertidumbre que esta crisis provoca. A esta saturación se le suma la actitud de los hospitales y clínicas privadas, que favorecían este pseudo colpaso al derivar a la sanidad pública todos los casos sospechosos por tratarse de una pandemia. Estalla el debate sobre el papel de las empresas privadas y se cuestiona su implicación, que, a pesar de poder resultar positiva y conveniente, es una oportunidad de negocio para el sector privado, que va a querer exprimir al máximo posible. De momento, el decreto de Estado de Alarma del Gobierno pone a su disposición todos o casi todos los recusos sanitarios privados, pero no todos. El dilema entre la obtención de un beneficio justo por estas empresas y las exigencias que derivan de una emergencia sanitaria está servido.

 

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias


Qué leer a continuación