Única medallista olímpica de Irán deserta

El Universal

CIUDAD DE MÉXICO, enero 12 (EL UNIVERSAL).- Kimia Alizadeh, medalllsta de bronce en Taekwondo por Irán en Río 2016, se fugó de su país temerosa de que el gobierno la siga utilizando como arma política.

En su cuenta de Instagram, la atleta escribió: "Esta decisión es aún más difícil de ganar que el oro olímpico, pero sigo siendo la hija de Irán donde quiera que esté", dijo. Se quejó que en estos años, el gobierno le ha dictado como vivir: "Me llevaron a donde quisieron. Llevaba lo que dijeran. Repetí cada frase que me ordenaron decir".

En su carta, donde no reveló cuando salió de Irán o a dónde se fue, acusa a funcionarios en Irán de sexismo y maltrato y critica el uso obligatorio del velo Hiyab en público para las mujeres. Se cree, según la agencia ISNA, había huido a los Países Bajos. Su deserción se produce en un momento de alta tensión entre Irán y Estados Unidos.

En los últimos meses, varias figuras deportivas importantes han decidido dejar de representar, y en algunos casos abandonar el país:

Alireza Firouzja, la campeona de ajedrez de Irán, decidió dejar de jugar para Irán en diciembre por la prohibición de competir contra jugadores israelíes. En septiembre, Saeid Mollaei, de judo, se fue a Alemania.

Alireza Faghani, una árbitro de futbol, se fue a vivir a Australia.

Qué leer a continuación