El Ángel de Oro acepta que le agrada portarse rudo

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 5 (EL UNIVERSAL).- Ser los niños buenos de la lucha libre ya no les agrada tanto a los hermanos Chávez.

Así que, de vuelta en los cuadriláteros, Ángel de Oro y Niebla Roja han mostrado su faceta más ruda sobre el ring, y el pasado viernes, aprovecharon el ser programados en unos relevos increíbles junto a Forastero, para humillar al Negro Casas, Titán y Soberano Jr. en la Arena México. El cambio de esquina luce inminente.

Es algo que aún no tienen decidido, pero las malas compañías podrían inclinar la balanza hacia el terreno de los rufianes. La verdad es que al Ángel de Oro no le desagrada la idea, incluso, se declaró amigo de El Terrible, quien podría ser su aliado perfecto en esa aventura.

"Alguna vez hicimos un relevo increíble con él y nos sentimos muy bien. Si se acoplan los estilos, podrían salir buenas cosas", advirtió el joven lagunero.

Hay muchas opciones, pero la que de plano descarta es junto a los Guerreros, "es un grupo de traicioneros, ya se lo hicieron a muchos. Por ahora, aclaro que no somos rudos, lo único que buscamos es callar bocas arriba del ring".

La realidad es que hace tiempo dejaron de ser los enmascarados bien portados, y en eso, las críticas de los aficionados han influido. "Gracias a toda la bola de villamelones, así que vamos a luchar en el lado rudo o técnico, no somos ni bailarines ni payasos. No haremos caso a la gente, mandamos nosotros e impondremos un estilo".

Ni siquiera escucharán a su padre, Apolo Chávez. "Él está enojado con nuestra actitud, pero aquí se hace lo que los hermanos Chávez dicen y no lo que él diga. Nos está saliendo natural (la rudeza) y simplemente queremos demostrar que somos luchadores en toda la extensión de la palabra".