Ángel Cabrera quedará detenido en la cárcel de Bouwer a la espera del juicio por violencia de género

·6  min de lectura
El golfista Ángel "Pato" Cabrera está desde el miércoles en Iguazú; el sábado llega a Córdoba.
Prensa Policía Federal Argentina

CORDOBA.- El 20 de julio el golfista doble campeón Angel “el Pato” Cabrera viajó de Córdoba a Estados Unidos para participar en un torneo de golf. Casi un año después regresará a su provincia natal extraditado por la Interpol de Brasil y en vez de ir a su casa de Villa Allende -muy cerca del Golf que lo vio convertirse en profesional- irá directo a la cárcel de Bouwer.

Estará allí preso hasta el inicio del juicio por dos hechos de violencia de género en su contra, el próximo 1° de julio. Fuera de esas causas, tiene seis presentaciones más en su contra por violencia de género y dos por supuestas amenazas de muerte.

“Va a salir de este proceso y va a quedar detenido para las otras causas que van a llegar a juicio”, explica la fiscal Laura Battistelli, quien tiene las dos denuncias por las que Cabrera va a este juicio. Es ella quien advierte que podría estar “varios meses” más preso por dos denuncias de 2020 por amenazas y cuatro por desobediencia a la autoridad. También tiene tres denuncias por violencia de género de 2014, 2016 y 2017 de otra mujer, y otras tres de entre 2018-2020 presentadas por su exesposa.

La cárcel de Bouwer, sobre la ruta 36, alojará a Cabrera. En los primeros días, en la enfermería.
DIEGO LIMA


La cárcel de Bouwer, sobre la ruta 36, alojará a Cabrera. En los primeros días, en la enfermería. (DIEGO LIMA/)

A los 51 años y después de haberse convertido en el único golfista argentino que se puso el saco verde del ganador del Máster de Augusta en 2009 -dos años antes había triunfado en el US Open-, Cabrera está desde el miércoles pasado en la delegación de la Policía Federal Argentina de Iguazú; mañana sábado llegará al aeropuerto de Córdoba desde donde irá directamente a la enfermería de la cárcel de Bouwer ya que tiene una inflamación en el aparato genital, según confirma a LA NACION su abogado defensor, Carlos Hairabedian.

El abogado dice que, si no tuviera ese problema de salud, habría ingresado al Establecimiento Penitenciario 9 (UCA) a cumplir los 14 días de aislamientos que corresponden por la pandemia. “Por su afección, y por no haber podido ser atendido en estos últimos días, quedará en la enfermería de Bouwer”.

En esa cárcel -donde hay cuatro módulos- hay unos 4500 presos; se reparten en distintos pabellones conforme a los delitos por los que están acusados; incluso hay uno para expolicías. Por el momento, no está definido a cuál irá Cabrera una vez que deje la enfermería. Sí que estará en ese penal hasta que finalice su juicio que se inicial el 1 de julio y tendrá audiencias ese día y el 2 por la mañana y el 5 y 7 por la tarde. Después, seguiría preso.

Hairabedian asegura que en las oportunidades que habló con Cabrera, su estado de ánimo era “fuerte; interesado en resolver su problema de salud y en declarar, en contar que no buscó evitar el juicio con su viaje”.

Cabrera tiene una inflamación genital que no pudo ser tratada, dijo su defensor.
Cabrera tiene una inflamación genital que no pudo ser tratada, dijo su defensor.


Cabrera tiene una inflamación genital que no pudo ser tratada, dijo su defensor.

Cabrera, admiten sus allegados, tiene un carácter fuerte y es parco. Lo adjudican a la difícil infancia que vivió; lo crió su abuela después de la separación de sus padres. Sostienen que fue el golf -donde empezó como caddie- lo que lo “salvó”.

Las denuncias por las que llega a juicio son de su expareja -nunca convivieron- Cecilia Torres, una policía con 16 años de antigüedad. Los hechos datan de 2016 y 2017. El abogado de la mujer, Carlos Nayi, explica a LA NACION que la orden de detención que se libró contra el golfista del año pasado fue por una nueva denuncia que hizo su representada: aseguró que en esos meses él violó cuatro veces la orden de restricción.

“Cuando lo fueron a buscar a su casa, no estaba. Había viajado a Estados Unidos a un torneo; por eso el fiscal pide la detención, no porque no se notificara del inicio del juicio, ese factor es un agravante”, agrega Nayi.

En agosto, cuando llegó la orden del fiscal de violencia familiar Cristian Griffi, Cabrera estaba jugando el Bridgestone Senior Players en Akron, Ohio, en los Estados Unidos. Si en el juicio lo encuentran culpable de los delitos “lesiones leves calificadas y amenazas” y “lesiones leves calificada y hurtos”, la pena puede ser entre cuatro y seis años de cárcel.

“El primer hecho denunciado es sin testigos; la denunciante dice que le mostró su rostro a dos personas pero ninguna atestigua que vio una lesión -sostiene Hairabedian-. En el segundo se habla de un hurto de un teléfono móvil que siempre había estado en la casa, es discutible el uso de la figura porque hace referencia a que se lo sacó a la denunciante. Todo está magnificado por el personaje”.

El defensor del golfista señala que la Justicia presume que Cabrera viajó al exterior porque la causa prescribía en junio pasado, “el nuevo hecho interrumpió la prescripción. Si él se hubiera quedado afuera esa nueva fecha sería marzo del 2022”.

Audiencias para explicar

“Habrá que escucharlo y analizar porqué no volvió para comparecer ante la Justicia; porqué viajó desde Estados Unidos a Brasil en vez de a la Argentina. Todo eso se ventilará en la audiencia”, agrega Hairabedian.

Con el deportista ya detenido en Brasil desde mediados de enero, hubo dos denuncias más en su contra por suspuestas amenazas de muerte. Una de su exesposa, Silvia Rivadero, quien sostuvo que le dijo: “Me voy a alquilar un jet privado y te voy a matar. No me importan los jueces”. En 2018 la Policía llegó a la casa que ambos compartían en Villa Allende alertada por los vecinos que dieron cuenta de gritos y peleas.

Angel Cabrera saluda al público antes de la definición en el hoyo 18 del Mar del Plata Golf Club; el Pato obtuvo un premio de 9000 dólares
Angel Cabrera saluda al público antes de la definición en el hoyo 18 del Mar del Plata Golf Club; el Pato obtuvo un premio de 9000 dólares


Cabrera es el único argentino y latinoamericano en haberse consagrado en Augusta.

También Torres lo acusó de amenazarla de muerte en los últimos meses: entregó un video filmado en un teléfono móvil en el que Cabrera la amenaza de muerte. “Vas a terminar en el cementerio”, le dice.

Cabrera estuvo detenido unas ocho horas en mayo de 2007, después de un incidente con la policía, lo acusaron de lesionar al entonces jefe de la comisaría de la localidad de San Agustín, en Río Tercero. Reaccionó cuando lo frenaron por presunta conducción peligrosa; iba con un nieto.

En enero, agentes de la policía federal del cuerpo de cooperación internacional, con apoyo de policías del aeropuerto internacional de Río de Janeiro, lo encontraron a Cabrera en compañía de una mujer en las cercanías de la playa. Fue detenido sin que opusiera resistencia. Después expresó su voluntad de ser extraditado a través de un trámite que se llama “simplificado”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.