Ángel Cabrera: no jugará el Masters de Augusta, entre pedidos de captura y una lesión

Gabriela Origlia
·4  min de lectura

CORDOBA.- Ángel "el Pato" Cabrera, el único argentino y latinoamericano que ganó el Masters de Augusta, no jugará el torneo en esta temporada. Triunfador en la edición de 2009, el cordobés tiene derecho a participar de por vida. No había faltado nunca, pero esta vez sí lo hará en el torneo que comienza el próximo jueves. Operado hace menos de un mes de una lesión en la muñeca y otra en el codo, continúa en los Estados UNidos. Por el proceso que se le sigue en una causa de violencia de género, está en condición de "prófugo" para la Justicia de Córdoba que en agosto pasado ordenó su detención.

El Masters de Augusta es uno de los máximos torneos del golf internacional; en 2018, Cabrera registró la peor de sus performances en ese torneo. El año pasado participó con 50 años recién cumplidos y una actuación pobre, a diez años de haberse puesto el saco verde.

Masters de Augusta. El derrumbe de Ángel Cabrera: firmó la peor tarjeta de su vida y se fue preocupado

A fines de octubre, recibió un rechazo de la Cámara de Acusación a su apelación a las órdenes de detención internacionales. Días antes -el 9 del mes pasado- había publicado en su cuenta de Twitter fotos en lo que se lo veía vendado después de la operación. "Operación en mi muñeca. Esperando una rápida recuperación", escribió. Desde su entorno confirmaron a LA NACION que no participará en Augusta por esa intervención quirúrgica. "Le extrajeron un sobrehueso en la muñeca y le hicieron varios puntos en el codo por un problema con nervios", describieron.

Los problemas judiciales de Cabrera se profundizaron en agosto cuando la Justicia cordobesa emitió dos órdenes de detención por una causa de violencia de género, al que se sumó uno de captura internacional a través de Interpol. El defensor del golfista, Miguel Gavier, pidió la nulidad de ese paso, pero hace unos días de la Cámara de Acusación la rechazó.

Aunque está el pedido de la Justicia todavía el nombre de Cabrera no aparece en el listado de "notificaciones rojas públicas" de buscados de Interpol. Las notificaciones rojas alcanzan a "fugitivos buscados para su enjuiciamiento o para cumplir condena"; es una solicitud a fuerzas del orden de todo el mundo para localizar y detener provisionalmente a una persona en espera de extradición, entrega o acción judicial similar.

Gavier, en su momento, dijo que Cabrera volvería "ni bien pueda regresar y estén dadas las condiciones de garantía que son necesarias". Desde el principio, cuando el abogado querellante sostuvo que no podía salir del país, planteó que "no existe ninguna restricción" para moverse. "La Justicia la podría haber resuelto pero no lo hizo. No lo hizo ni el Fiscal ni la Cámara; no tenía ninguna prohibición y, de hecho, en todo este proceso que lleva varios años Cabrera viajó" a diferentes destinos. También explicó que el golfista tiene domicilio registrado ante la Fiscalía de Violencia Familiar en Houston, Estados Unidos.

Está en Estados Unidos: piden la captura internacional de Ángel "el Pato" Cabrera

La fiscal de Cámara, Laura Battistelli, admitió que Cabrera no tenía prohibición expresa de viajar, pero sostuvo: "Hay una situación que se llama 'estar de derecho y conservar el domicilio' que permite a todo ciudadano esperar un proceso en libertad y eso era en la ciudad de Villa Allende".

Los vuelos regulares se reestablecieron en setiembre, por ejemplo, desde ese mes Aerolíneas Argentinas tiene rutas entre la Argentina y Estados Unidos. La cirugía es el motivo que, aseguran, lo mantiene en Estados Unidos.

Las denuncias que motivaron su pedido de captura son de Cecilia Torres, su expareja, y datan de 2017 y 2018. A comienzos de 2017 lo denunció por "maltratos y golpes de puño en la cara" y en 2018 por "lesiones leves calificadas y hurtos".

Carlos Nayi, el abogado de la mujer, sostuvo que Cabrera "violó varias órdenes de restricciones" que se le habían impuesto durante la instrucción de la causa. Cuando viajó a Estados Unidos para disputar torneos del circuito de veteranos del PGA Tour tenía que presentarse al poco tiempo a declarar por ese tema. Para Nayi la cirugía es una "excusa más" para mantenerse en libertad y "evadir" la Justicia.