Noche con poco para rescatar

·1  min de lectura

Abraham Guerrero G., enviado

ORLANDO, EU., abril 28 (EL UNIVERSAL).- Lo sentenció Gerardo Martino en la previa del partido: Difícilmente se vería un buen juego colectivo de la joven Selección Nacional en el duelo de preparación ante Guatemala... Y en lo individual, chispazos de algunos elementos que buscaron destacar desde sus condiciones, ante un rival que se cerró bien, para no dejar muchas oportunidades a los futbolistas tricolores.

Llamó la atención la disposición de Alejandro Zendejas y Roberto Alvarado. La estabilidad que por momentos dieron Jesús Angulo (central) y Erick Aguirre (lateral) por la zona de la izquierda. Pero tal y como lo presupuestó el Tata, la esperanza de un triunfo ante los chapines —que con Luis Fernando Tena al mando están invictos—, pasaba más por que alguno de los jugadores se saliera del libreto que se manejaba en esos momentos.

Y para el minuto 60 llegó el turno de ingresar de Marcelo Flores, quien tuvo poco más de media hora de juego, pero como el resto de los tricolores, su calificación ante los ojos del cuerpo técnico se definiría por una cuestión individual. Intentó algunos regates, en la mayoría no encontró compañía e iba hacia atrás y cayó en la dinámica de todo un equipo al que le costó trabajo conectar y terminó con un gris empate ante Guatemala.

"Marcelo tiene muchas condiciones y es un chico que todavía tiene que aprender mucho, pero que está bien evaluado en la Selección y seguirá siendo evaluado", comentó Jorge Theiler, auxiliar de Martino, quien en lo políticamente correcto añadió que los jóvenes que empataron ante Guatemala todavía tienen opciones de seguir en el proceso, aunque eso sea solamente eso, lo políticamente correcto.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.