Noche de golazos y... sal: las joyas con las que River combatió la “brujería” ante Barracas y avanzó a los octavos de final

·3  min de lectura
Casco, autor de un golazo para River ante Barracas
Casco, autor de un golazo para River ante Barracas - Créditos: @Telam/Nico Varvara

River dejó atrás una muy mala racha de cuatro partidos sin triunfos, en los que además quedó eliminado de la Copa Libertadores en octavos de final ante Vélez, con una noche en donde hubo golazos que ayudaron a combatir la brujería.

¿Cómo es eso? Ocurre que durante el calentamiento previo al partido entre el Millonario y Barracas, por los 16avos de final de la Copa Argentina, dos jugadores de Barracas Central se acercaron a uno de los arcos para tirar algo que pareció sal, o algún otro polvo blanco similar.

Pero la táctica le sirvió de poco al Guapo. Porque apenas se habían disputado 21 minutos cuando Milton Casco abrió la cuenta en San Luis. El lateral, que anoche jugó por la derecha, sacó un gran remate desde fuera del área que se coló en el arco bien pegado al travesaño. El bombazo fue inatajable para el arquero Gagliardo.

Todo había comenzado en un desborde de Gómez por la izquierda, y finalizó con el 1 a 0, que lógicamente cleebró todo el equipo, y también Marcelo Gallardo.

Ya en la segunda mitad, a Armani le tocó defender la valla embrujada. Y allí sí hizo efecto el polvo mágico. Porque Barracas jamás pudo vulnerar al guardavalla del equipo de Núñez.

Mientras tanto, los golazos continuaron. A los 19m del complemento, y luego de una buena jugada colectiva, la pelota le quedó a Rodrigo Aliendro dentro del área. Rodeado por tres rivales, tuvo una lúcida resolución: metió un tacazo para el ingreso de Palavecino, que tocó suave por entre medio del arquero para decretar el 2 a 0 parcial.

El broche de oro estuvo a cargo otra vez de Palavecino. Después de quedarse con un jugador menos por la expulsión de Martínez, el exPlatense tomó el balón un poco más atrás de la medialuna del área y desde allí sacó el remate. La pelota se coló por el ángulo izquierdo de un Gagliardo que nada pudo hacer.

El festejo también tuvo sabor a desahogo para el chico, que había perdido terreno en la consideración del Muñeco.

El 3 a 0 final trajo alivio en River, donde Gallardo se había manifestado muy preocupado por no encontrar reacción en sus dirigidos ante la serie de resultados adversos.

Me parece que necesitábamos un partido así y cambiar la imagen del otro día. Creo que tenemos que agarrar confianza para todo lo que viene”, destacó Rodrigo Aliendro, un hombre que acaba de sumarse al plantel y su adaptación fue inmediata.

En relación a eso, el exColón compartió: “Estoy convencido de haber venido. Estoy muy feliz y trato de estar a la altura de esta camiseta. Desde el primer día uno se da cuenta de la calidad de jugadores que hay. No solo futbolístico sino también en lo humano”.

En la próxima instancia, los octavos de final, River se enfrentará con Defensa y Justicia, que viene de eliminar a Argentinos Juniors, al vencerlo 1 a 0 hace una semana.

Será el reencuentro de Gallardo con Sebastián Beccacece, luego de aquel cruce picante, con empujones e insultos, en la zona de vestuarios en Florencio Varela, ahora por la Liga Profesional.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.