Noah Lyles revalidó el oro en los 200 metros en el Mundial de atletismo en un podio copado por los norteamericanos y muy cerca del récord de Usain Bolt

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Noah Lyles ganó la final de los 200 metros masculino, sumó otra medalla de oro y rompió su remera tras ver la marca conseguida
Noah Lyles ganó la final de los 200 metros masculino, sumó otra medalla de oro y rompió su remera tras ver la marca conseguida - Créditos: @STEPH CHAMBERS

Noah Lyles defendió su título de los 200 metros en el Mundial de atletismo con un espectacular tiempo de 19s31/100, el cuarto mejor de la historia y un récord para los Estados Unidos, coronando un triplete de medallistas de ese país en el podio. Es el nuevo gran showman del atletismo norteamericano y, a la vez, un activista en favor de la salud mental que ha pasado por momentos muy oscuros.

En Eugene 2022, el primer Mundial que organiza en la historia esa ciudad al oeste de Oregon, Estados Unidos copó los podios de las dos principales pruebas de velocidad masculinas luego del triplete en los 100 metros del sábado liderado por Fred Kerley. Esta vez, Lyles revalidó el oro logrado en el pasado Mundial de Doha 2019 y le sacó astillas al reloj con un tiempo apenas 12/100 por encima del récord mundial que ostenta el legendario jamaiquino Usain Bolt, con 19s19/100.

La final de los 200 metros masculina

Solamente Bolt, que también corrió en 19s30/100 en los Juegos Olímpicos de 2008, y el también jamaicano Yohan Blake (19s26/100) han logrado mejores marcas que Lyles. ”Hoy es mi día y por fin he podido hacer lo que he soñado durante años”, exclamó el atleta luego de su victoria. “Esperaba realmente que fuera un tiempo rápido, pero cuando lo vi, pensé: ‘¿En serio?’”.

“¡Esto es como ser una estrella de rock!”, añadió Lyles frente a un repleto Hayward Field, en contraste con las gradas vacías de los Juegos Olímpicos de Tokio, donde el año pasado terminó tercero y admitió atravesar por problemas de salud mental. Incapaces de seguir la explosiva arrancada de Lyles, el también estadounidense Kenneth Bednarek se aseguró la plata (19s77) y el joven fenómeno Erriyon Knighton, de 18 años, el bronce (19s80).

Noah Lyles se adjudicó la final de los 200 metros masculino en el Campeonato del Mundo de Atletismo, en Oregon, y muerde otra vez el oro
Noah Lyles se adjudicó la final de los 200 metros masculino en el Campeonato del Mundo de Atletismo, en Oregon, y muerde otra vez el oro - Créditos: @Gregory Bull

Este último, logró así su primera gran medalla internacional después de ser cuarto el año pasado en Tokio. Sin embargo, aspiraba al oro en una temporada en la que superó las marcas de Bolt a su edad. ”Se siente bien. Ser tan joven y estar en el podio. Queda mucho más por venir”, destacó Knighton, que explicó su distancia respecto a Lyles por su pobre salida. ”Desde los tacos, me hice un pequeño lío y eso me desvió la carrera, pero conseguí una medalla. No me puedo quejar. Solo tengo 18 años”, contextualizó. “Lyles me ha dicho que seré uno de los más grandes del deporte. Se siente bien viniendo de él”.

Otro prometedor velocista en la pista fue el dominicano Alexander Ogando, de 22 años, que concluyó en el quinto lugar con 19s93/100. “Estoy muy contento de haber llegado a la final y de poder volver a correr rápido. Tengo que seguir empujando”, declaró quien logró un oro en la jornada inaugural con el relevo dominicano mixto de los 4x400. “Me emociona poder correr con los grandes. Hay que aprender a ganar y también a perder. Nunca hay que rendirse. Creo que puedo conseguir más”, subrayó el joven entrenado por el ex vallista Félix Sanchez, dos veces campeón olímpico.

Noah Lyles comienza el festeja luego de imponerse en la final y antes de descubrir lo cerca que estuvo del récord mundial de los 200 metros
Noah Lyles comienza el festeja luego de imponerse en la final y antes de descubrir lo cerca que estuvo del récord mundial de los 200 metros - Créditos: @ANDY LYONS

Tras su triunfo, Noah se desahogó en la pista con un rugido de júbilo y desgarrándose la camiseta frente a los entregados aficionados estadounidenses. El explosivo Lyles, apasionado de las historietas y que celebra sus victorias con gestos de “Dragon Ball”, necesitaba reivindicarse como gran dominador de la disciplina después de su decepcionante bronce en Tokio 2020 y, sobre todo, frente al vertiginoso ascenso de Knighton. De hecho, vino desafiando al adolescente y en junio pasado lo señaló con el dedo al vencerlo por dos centésimas en las pruebas de clasificación de Estados Unidos, en el mismo Hayward Field.

La exhibición del atleta de Gainesville (Florida) lo convirtió, a sus 25 años, en el velocista estadounidense más rápido de la historia, superando el anterior récord de Michael Johnson (19s32/100). “Tenía la forma para un récord mundial, pero estoy satisfecho con el récord estadounidense”, afirmó Lyles. Su triunfo nunca estuvo en duda desde que salió suavemente de los tacos y alcanzó la máxima velocidad en 50 metros para abrir una cómoda ventaja al salir de la curva.

El rugido de Noah Lyles tras ganar la final de 200 metros masculino en el Mundial de atletismo de Eugene 2022
El rugido de Noah Lyles tras ganar la final de 200 metros masculino en el Mundial de atletismo de Eugene 2022 - Créditos: @Ashley Landis

Aunque Bednarek y Knighton trataron de seguir su estela, Lyles encontró todavía una marcha extra y no pasó apuros en la recta final. El canadiense Andre de Grasse, oro en Tokio 2020, no compitió en los 200 metros en Eugene y Fred Kerley, que buscaba una medalla en una tercera categoría diferente en su carrera, fue eliminado en semifinales al sufrir calambres.

La temporada de explosión de Noah fue 2018, con 15 victorias en la Liga de Diamante, antes de coronarse por primera vez en Doha. Su imparable ascenso -recuerda la agencia AFP- se vio impactado por la pandemia y el año pasado se conformó con el bronce en Tokio. Antes, se había hecho público que tomaba medicamentos antidepresivos y dijo que era una de sus mejores decisiones ya que había podido comenzar a “pensar sin el trasfondo mental oscuro de que nada importa”.

“Tokio fue una prueba para mi salud mental, que superé. Eso también hace que este día sea extraordinario, porque demostré que puedo sumergirme en una tormenta de pensamientos oscuros y salir de ella”, profundizó. En Eugene, acompañado de su hermano y frente a su público, Lyles recuperó las sensaciones necesarias para una gesta como la que logró.

Noah Lyles volvió a rugir en un Mundial y es bicampeón de los 200 metros
Noah Lyles volvió a rugir en un Mundial y es bicampeón de los 200 metros - Créditos: @HANNAH PETERS

“Aquí me siento como yo mismo por primera vez en años. No me divertía tanto desde 2018. Incluso en 2019 estaba agotado por una larga temporada mientras que aquí estoy rebosante de energía”, había explicado tras las primeras series del lunes. Esta nueva mentalidad “es el resultado de mucho trabajo, en terapia, de haber abierto los ojos a algunas de mis relaciones, de encontrarme, de hecho, de saber por qué corro”, aseguró.

“Y además, soy un showman. Me gusta complacer a la gente. Fue imposible durante dos años y me afectó. Mi psiquiatra me dijo que sin el público mis carreras serían mediocres y creo que tiene razón”, remató.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.